Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

domingo, 25 de diciembre de 2016

En el país de los méritos, según Pedro Ramos


Os dejo una selección de textos del poemario de Pedro Ramos. En él encontrarás de todo, como en botica. Sobre fondo gris, las palabras en blanco y rojo tatúan una colección de poemas, asertos, epigramas, grandes mentiras y pequeñas verdades que hacen de su lectura el antídoto perfecto al exceso de glucosa de estas fiestas navideñas.


La colección de "11 epigramas sobre Elpaísdelosméritos" reza de la siguiente manera:

1. En Elpaísdelosméritos naces y vives solo.

2. En Elpaísdelosméritos dicen que es fácil ser una estrella. En Elpaísdelosméritos conviene que así sea.

3. En Elpaísdelosméritos, el pasado se ignora, el futuro se hipoteca y el presente no existe. En Elpaísdelosméritos conviene que así sea.

4. En Elpaísdelosméritos, el gato de sonrisa intermitente no tiene papeles, vende paraguas en las esquinas y duplica su precio cuando llueve.

5. En Elpaísdelosméritos hay muchos que no están contentos, pero se conforman con un buen sueldo.

6. En Elpaísdelosméritos, todo lo que se puede comprar, caduca.

7. En Elpaísdelosméritos se cree en el dinero, el éxito y la fama por encima de todas las cosas.

8. En Elpaísdelosméritos no desearás a los hijos del prójimo, pero desearás su casa, su coche y a su mujer.

9. EnElpaísdelosméritos las vacaciones consisten en visitar iglesias y museos, hibernar en playas cristalinas y fotografiar países de costumbres exóticas.

10. En Elpaísdelosméritos, la industrialización y comercialización del tabaco y el alcohol son una actividad lícita por la que el gobierno recauda una importante fuente de ingresos. Mientras, de cada 1.000 muertes que se producen en el país de los méritos, 1 es por consumo de drogas ilegales, 2 por SIDA, 20 por accidentes de tráfico (alcohol) y 133 por enfermedades relacionas con el tabaco.

11. En Elpaísdelosméritos el talento es talento si se puede comprar o vender.

* * * 

Aquí tenéis este otro texto, titulado "1,5€": 

Cada vez solo
rodeado de camareras que no llegan a final de mes. 
Alcohol paliativo. 
Resaca, domingo sin rastro.
Nueve de la mañana, 
la lluvia tiñe la acera
y mis pasos resbalan 
de un día a otro
sin necesidad de decir palabra. 
Escribir es ese vicio solitario
descriptivo y rojo
que anuncia el final de algo. 

Escribir

junto a una cerveza, 
desfile de camareras
y chica rosa en un cuadro al fondo. 
Un brindis:
por la generosidad de tus formas
y tu camiseta corta. 

* * *

El poemario acaba con el puñado de palabras llamado "Entretenimiento":

Convencido de la inutilidad 
de todos mis actos
he decidido dedicarme
al más inútil de todos ellos: 
el entretenimiento. 


Para los curiosos más recalcitrantes, para quienes deseen saber más acerca de la vida, obra y milagros de Pedro Ramos, dejo aquí el enlace a su web:
https://lau2.org/

domingo, 11 de diciembre de 2016

Decía Carlos Gardel

Decía el cantante de Medellín en un célebre tango: Volver con la frente marchita. / Las nieves del tiempo platearon mi sien. / Sentir que es un soplo la vida, / que veinte años no es nada. / Que febril la mirada, errante en las sombras, / te busca y te nombra. / Vivir con el alma aferrada / a un dulce recuerdo / que lloro otra vez. 
Seguramente tiene razón. Y como sostiene Carlos Gardel "veinte años no es nada". O no, y en realidad es media vida. 


Obra de Jacek Yerka


Llevo trece años compartiendo mi vida con Vanessa; de ellos, once ya de casados. Juntos, durante los últimos seis años, venimos disfrutando de las lecciones que imparte Nora, nuestra hija, verdadera maestra sin titulación. Noviazgo, boda, viajes, la noticia del embarazo, la madrugada del alumbramiento, los seis cumpleaños de la pequeña de la casa; todo esto, y mucho más, la vida se lo ha arrebatado a Maricarmen Benitez Jaime, la madre de Vanessa.

Cuando empecé a salir con la mujer que a la postre sería mi esposa, recuerdo que pensaba en ella, en Maricarmen. ¿Qué idea se habrá hecho de mí, ese tipo que frecuenta a diario la compañía de su hija? Recuerdo que alguna vez le dije a Vanessa, Pídele permiso para bajar a la playa. También la tenía presente, su posible enfado, cuando sabía que la niña de sus ojos iba regresar tarde a casa, ya de madrugada, tras la pertinente sesión de cine. Yo, que desconocía la rotundidad del drama, creía en la existencia de alguien que no era más que una sombra, la de una mujer que, por culpa de un error médico, nunca podría llegar a ser mi suegra. Al menos en vida.

Recuerdo las palabras de su hija, una tarde en el parque: “Alejandro, tengo que contarte una cosa.” Imaginé de todo, pero nunca la detonación de aquellas cuatro palabras: “Mi madre está muerta”. Me quedé petrificado; luego, cuando me repuse, aventuré un beso y un abrazo de consuelo.   
 
Evidentemente, en el transcurso de los últimos veinte años, Vanessa ha echado de menos a su madre. Nadie lo duda. En silencio, eso sí, comiéndose la amargura para no incomodar a nadie, bebiéndose el llanto. Y yo, mientras tanto, he ido añorando los almuerzos no celebrados, los besos no recibidos, los cuidados que Nora no ha cobrado de brazos de su abuela materna. Diga lo que diga Carlos Gardel, veinte años es media vida.

Tu hija te sigue queriendo, Maricarmen.

Pese a la longitud del tiempo, a la escombrera de los años, la sombra de esa ausencia es lo suficientemente alargada como para que, de vez en cuando, la descubra a mis pies, o aleteando, ingrávida, en la mirada de Vanessa, borrosos los ojos. En casa apenas quedan fotografías de Maricarmen, un puñadito, varias de ellas en blanco y negro, y el ramillete de recuerdos que atesora su hija con celo de florista. Se antoja poca cosa, puede, pero es lo bastante como para que yo hoy, once de diciembre de 2016, rememore su sombra el día que se cumplen veinte años de tan injusta y errática muerte. La de una mujer que siéndolo, nunca ha podido decir con orgullo: Soy la abuela de Nora.

Tu hija te sigue queriendo, Maricarmen.

martes, 6 de diciembre de 2016

Contra el acoso escolar

Para quienes no lo sepan, ya sean alumnos o padres. Para quienes se tropiecen con este blog y les resulte de utilidad. Sabed que está operativo desde principios de noviembre.




miércoles, 30 de noviembre de 2016

Eduardo Mendoza, Premio Cervantes 2016

Hoy se ha hecho público que el Premio Cervantes 2016 recae en el escritor Eduardo Mendoza, uno de esos autores por el que el Habitante Incierto de esta casa deshabitada siente especial predilección y afecto. Por si no fuese bastante mi admiración como lector, tuve la suerte de que Mendoza fuese mi "padrino" durante la recogida del Premio Jaén de Noevla 2015. Recuerdo que fue especiamente amable conmigo y que me dedicó un par de consejos cuando fui lo suficientemente osado como para pedírselos. Se mostró en todo momento de lo más conversador y atento como este escritor que comienza su andadura literaria cuando le hice entrega de un ejemplar de "Glenn". Nunca olvidaré esos consejos, aunque no sé si seré capaz de llevarlos a buen fin.

El habitante incierto y Eduardo Mendoza

Enhorabuena, Eduardo, hace muchos años que se lo merecían usted y sus novelas.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Verosímil descubrimiento

Una pequeña pincelada, la número 99, de lo que será el diario que estoy escribiendo, y que el futuro permitirá que se publique en papel:


"99.
En el más inverosímil de los escenarios, una tienda de donuts, he hecho el más verosímil de los descubrimientos. No hay nada más hermoso que el hombro derecho desnudo de mi hija."

domingo, 6 de noviembre de 2016

Monasterio, poema de Luis Artigue


Hoy os traigo un poema inédito del poeta y novelista Luis Artigue. Se llama "Monasterio", y está disponible de libre acceso para todos los lectores en su web oficial, de la que, por cierto, extracto a continuación los datos más básicos de su extenso currículum. Luis Artigue (León, 1974) es licenciado en filología hispánica (UNED) –amplió estudios en la Universidad de Toronto (Canadá) y en la Universidad de Bath (Inglaterra) gracias a la Beca J&B-. Ha publicado 4 novelas, 7 libros de poemas y cientos de artículos en periódicos y revistas, e impartido conferencias en Europa, América y Asia. 

Para quienes quieran curiosear en la web del autor, aquí tenéis su enlace: 
www.luisartigue.es


MONASTERIO 





 
El atardecer aún amoratado como una lombarda
les parece –como este poema-
un vicio sentimental
a los ejecutivos con corbatas
de colores barrocos
y a los tenderos
(lujuria de sensaciones olfativas
viene desde los puestos de fruta)
cuando me ven caminar
con la mirada como abismada por el consuelo
con rumbo
al Monasterio.

Es la reverberante hora de vísperas.

Es el placer
salvífico del silencio
que me invita a volar por dentro
de la mano de la luz,
mientras se van disolviendo mis apegos
así, con esa lenta violencia
con la que la primavera
hace brotar las flores.

Es el sonido hipnótico
de la canción de las canciones
el cual introduce mi alma en mi alma
como haciéndome volver
a la dependencia uterina
en la que me constituí un día
y en la que ahora
me reconstituyo
cada día…

Al salir del Monasterio
ungido por la calma y la música
el bostezante cielo nocturno es aún azul
como si algo le quedara del día;
como si algo
le quedara de ella…

En efecto mi madre
tenía los ojos tan azules
que era capaz de teñir de luz las cosas.

Por eso, tras la gratitud
cantada en antífonas de la tarde
salgo al mundo
en este otoño con luz de increíble belleza,
miro al cielo azul cobalto,
azul misterio, al cielo azul regreso,
y
yo le confío un encargo:

dile a mi madre dulce
como un perfume que estalla en el aire
que la recuerdo,
que la recuerdo.
 
 
 


  

sábado, 5 de noviembre de 2016

Semitonos, la pintura de Fernando Morales


Título: SEMITONOS
Imagen: Pancho Salmerón
Guión: Santiago Barciela y Pancho Salmerón
Música: Alberto Vilas


"Fernando Morales es un pintor sin conesiones a corrientes y tenciencias, alejado de la cultura ruidosa, difícil de encontrar en las redes sociales", así reza la voz del narrador en off al inicio del documental.


El Habitante Incierto posa con el dvd de Semitonos

El prólogo que da inicio a "Semitonos" no es más que un laberinto de imágenes y datos, un mapa hecho de retazos, la taxidermia de una vida que es mucho más que todo esto, más grande que un laberinto o que un mapa. El pórtico. La necesidad de listar todos y cada uno de los logros artísticos y vitales del biografiado. Casi un acróstico de lo todo lo vivido. Las distintas veredas que terminan por confluir en ese instante en que se ve al artista paseando por Aveiro (Portugal) en busca de un lugar de inspiración. Ha terminado el prólogo, empieza la verdadera obra:


SEMITONOS, LA PINTURA DE FERNANDO MORALES


Es el momento perfecto para oir hablar al maestro. Y con la misma parsimonia con que observamos cómo Fernando Morales prepara el lienzo y los colores y la composición, el documental se serena, se relaja y deja paso a la verdadera voz, la suya, que reflexiona acerca de algunos de esos caminos que, previamente, el narrador en off ha trazado con actitud de cartógrafo. 

Según reza la RAE, la Real Academia Española, semitono es "cada una de las dos partes desiguales en que se divide el intervalo de un tono". Entiendo que aquí el tono, según Pancho Salmerón, no es otra cosa que el conjunto de la obra de Morales, y por lo tanto los semitonos del título son cada una de las etapas pictóricas que el artista ha ido quemando o desconchando en pos de su propia evolución. Semitonos los años de aprendizaje tras la lectura de "Funciones de la pintura" de Leger. Semitonos los volúmenes y las formas distornsionadas gracias a la tiras de texa. Semitonos las obras realizadas en torno al proyecto de Máscara 17. Semitonos el realismo casi abstracto de los últimos paisajes ("trabajo por centímetro cuadrado en cuanto a observación se refiere", dice el pintor).


Uno de los muchos lienzos que se ven en el documental

Quien se declare lector de poesía, no puede más que merecer nuestro respeto. Pero quien reconoce que ama la obra de Fernando Pessoa, y se alimenta de ella, no puede más que merecer nuestra admiración. Y es que a veces ciertos artistas (los más pagados de sí mismos) niegan la influencia del arte, o todo el arte que no lleva justamente su nombre y sus apellidos. Así, pues, da gusto sentir cómo Morales confiere la justa importancia a todas aquellas influencias, de distinta índole, que han ido enriqueciendo su catálogo de variadas tonalidades.

"El tiempo no es el tiempo, tal como lo conocemos", dice en referencia al grado de atención plena que dedica a cada una de sus últimas obras. Justo antes, Morales ha confesado que es un pintor emocional, un pintor nada analítico. Que pinta, a veces, con el corazón, otras con las entrañas o con las uñas. Y que el arte para él es un camino, una manera de encontrarse y de ser, de desdramatizar todo lo que le ha ocurrido, le ocurre y le ocurrirá ("celebro la vida cuando estoy pintando", afirma).

"La composición es un elemento muy importante dentro de un cuadro", dice, "pero creo que la base de todo es aquello que tú buscas de una forma desesperada, y que no sabes cómo hallarla. Vas dando palos de ciego hasta que un buen día te das cuenta que el problema no está en lo que busca, sino en el propio buscador. Es un hallazgo. Para mí ha supuesto un cambio radical en todo mi pensamiento y en mi enfoque sobre la pintura." Éste es uno de los instantes claves del documental: escuchar de boca del propio Fernando que no ha hecho en su vida más que equivocar la búsqueda. La confesión de quien ha vivido mucho y pintado mucho más.

"Yo no sé si soy antiguo, o si soy moderno", afirma en otro pasaje del documental, y la verdad es que parece no importarle lo más mínimo. A él le complacen el silencio, el trabajo, encerrarse en el taller (al que en determinado momento denomina "templo"), lo que no quiere decir que sea antisocial o rehúya a la gente.

Instalado en plena madurez vital y artística, lo que ansía es "entender que yo formo parte de toda esta familia. Creo que las ideologías y el pensamiento ya no son una herramienta adecuada para encontrar esa unidad. Si te digo que es el amor, cualquier persona que me escuche, y si es de izquierdas aún más, tomará su distancia con respecto a ese término. Pero ¿qué problema tiene el amor? ¿Es noño, es romántico? No. El amor del que hablo es comprender que si nos quitamos los apellidos, y dejamos de percibirnos como un cuerpo, al final todos somos una unidad. Todo es lo mismo."

Semejante confesión da paso al final de "Semitonos", donde tropezamos con el otro momento decisivo del documental. La manera en que rompen las lágrimas, que el pintor trata de evitar, y en la que habla de cierta persona clave en su vida. Es la firma, la rúbrica perfecta. Dejaremos que sean los espectadores quienes descubran por sí mismos la verdad. Y entender, luego, a la luz de semejante revelación, el resto de reflexiones que ha ido desgranando Fernando Morales frente a la cámara.


Por último, señalar la presencia de la música para piano, fresca y colorista, compuesta para la ocasión por Alberto Vilas, pianista de jazz y autor de varios trabajos notables (pienso en "Ubuntu", ya reseñado en este mismo blog). Otro color más que añadir al gran fresco que Pancho Salmerón y Santiago Barciela han preparado en torno a la pintura de Fernando Morales. 

"Semitonos", un documental necesario, humano, verdadero. 

domingo, 30 de octubre de 2016

El viento, las letras y los acordes

Os dejo otro momento, extractado, del diario que estoy escribiendo y que espero ver publicado en un futuro. Ojalá sea del agrado de alguno de vosotros. Gracias anticipadas por la lectura.





Al día de hoy le han injertado una hora a las tres de la madrugada. Con premeditación y alevosía. Sesenta minutos añadidos que van a descabalgar las rutinas y a provocar el tropiezo de nuestros planes. Alborea el 30 de octubre, último domingo del mes, frontera entre el antiguo horario de verano y el renacido de invierno.  
Despierto demasiado pronto, tanto que es inconfesable. Como no hay mal que por bien no venga, aprovecho para trabajar alguna de las directrices y dobles y triples capas de lectura que llevará sembradas la nueva novela. (...)
En un receso del trabajo, que potencio escuchando el disco de Alberto Vilas “Crónica cromática”, sucede el milagro. Para desintoxicarme de mi propio estilo literario, estoy releyendo el inicio de “El arpa de hierba” de Truman Capote. Y es justo cuando Dolly Talbo dice aquello de “Es el arpa de hierba, que siempre nos cuenta algo nuevo… Lo sabe todo de la gente de la colina, de los que vivieron antes aquí. Y cuando nosotros estemos muertos, también contará nuestra historia”, la música de Vilas sueña una melodía que iguala en lirismo a la novela. La pieza se llama “Da man do vento”.
El viento sacudiendo las letras y los acordes. El viento como chamán del instante más mágico de este día de veinticinco horas y cojitrancas rutinas.

- - - - - 

Para comprar el disco de Alberto Vilas, aquí tenéis el siguiente enlace: http://albertovilasquintet.wixsite.com/albertovilas/shop 

sábado, 29 de octubre de 2016

La culpa la tiene el desgaste

Esta mañana os traigo un poema escrito por Fernando López Guisado. Pertenece al poemario "La letra perdida", publicado por Ediciones Vitruvio en 2012.

 

La culpa la tiene el desgaste.

La culpa la tiene la ira, o la muerte, o la envidia,
o el sabor a caramelo de un batido café.
La culpa la tiene la crisis, o los países lejanos,
o los que están cerca, o los oprimidos.

La culpa la tiene
la culpa; recurriendo en el poema recobrado y entonces
la culpa la tiene el desgaste.

Así comprendes que debes volver al latir del principio,
La Letra perdida.



Fernando López Guisado

domingo, 23 de octubre de 2016

El día de los más bajos


“...pero un día, el potente león, rey de los animales, fue gravemente herido por las flechas de un cazador, y huyó, buscando reposo y guarida. Mas, ¡ay!, en aquel momento de angustia tuvo que sufrir las coces de los asnos salvajes y las dentelladas de los chacales, que no mucho antes devoraban los restos de los festines del monarca. Tal es la vida, hijo mío; cuando los altos caen, entonces llega el día de los más bajos.”

Antigua fábula persa




sábado, 22 de octubre de 2016

Todavía quedan mujeres así

Os dejo una nueva entrada del diario que estoy escribiendo y que se publicará en un futuro. Hoy trato en ella un tema de desgraciada y perpetua actualidad. A pesar del drama, todavía quedan mujeres como la de esta entrada. Lamentable es decir poco.




"En el barrio, una mujer de más de sesenta años con serios problemas de vista, tanto que se auxilia con un bastón para no tropezar, sube por las escaleras hasta su casa, situada en una cuarta planta.  

—Para hacer ejercicio —responde la señora cuando Replicante le ofrece, abierta, la puerta del ascensor.

Por lo visto, le han contado que es bueno para la salud. Es probable que quien se lo haya dicho, en el pleno uso de sus dos ojos, emplee el ascensor para llegar a casa. No te jode.
En cualquier caso, todo un ejemplo para otros que nos quejamos por nada, reflexiona Rero-05, persuadido de que nada sucede porque sí, de que cada cosa que le ocurre en la vida esconde un mensaje oculto.
Según reza en “El Kybalión”: “Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación”. Pues bien, atendiendo al enunciado de este Principio del Ritmo, la jornada de trabajo depara a Replicante su correspondiente movimiento de péndulo. 

Si con anterioridad la señora con problemas de visión le ha ofrendado toda una enseñanza, el pundonor y la valentía que puede llegar a tener el ser humano, en menos de tres horas otra señora de más o menos la misma edad le muestra la peor cara de la humanidad. La del egoísmo más brutal y la falta de empatía más vergonzante.

La señora en cuestión, que vende (...) por el barrio, habla con una tercera mujer. En determinado momento de la conversación, que Replicante oye mientras buzonea las cartas de un bloque, dice:

—Ya han matado a otra.

Es evidente, sólo hay que estar pendiente de la actualidad informativa para saberlo, que se refiere a la enésima víctima mortal de la violencia de género en España. Un problema de lo más serio. Pues la susodicha señora lo despacha con la burrada más indigna.

—Algo habrá hecho.
—Pero nada tan grave como para matar a nadie —objeta la señora que se apresta a comprarle (...).
—No crea. Que las mujeres somos muy zorras —añade para rematar su perfidia.

Rero-05, antaño guerrero espartano y ahora defensor de la prudencia, prefiere acabar con la tarea y salir de ahí sin mirar atrás. Y acordarse del sacrificio con que la señora con problemas de visión subía por las escaleras para hacer ejercicio."

domingo, 16 de octubre de 2016

¿Maná, lapidación?

Hoy os dejo esta breve cita de "Un valor imaginario", obra escrita por Stanislaw Lem en 1973: 

"Está claro que incluso un exceso de maná celeste podría tener el efecto de una lapidación."


Contraportada de la edición de Bruguera Amigo: "El arte de escribir prólogos exige desde hace tiempo su derecho a tener una patria". Con esta consigna empieza el prólogo del autor a su colección de prólogos imaginarios "Vacío perfecto", brillante e imaginativa antología de críticas de libros inexistentes, que encuentra su compañero en "Un valor imaginario".

Mediante un juego borgeano de posibilismo literario, irónico y fantástico, que no excluye la sátira regocijante del mundo tecnológico, el lector pasa por los arcos de puertas coronadas de los prólogos de Lem para plantarse en el mundo del futuro. Tiene que restregarse los ojos como Gulliver en Brobdingang: el mundo ha cambiado mucho en tres milenios, pero el lector podrá entrar en esta nueva dimensión del universo, fascinado y gozoso, gracias a la pluma de ese genial soñador de libros que es Stanislaw Lem." 

Para saber más acerca de esta obra, aquí tenéis la ficha que le dedica Tercera Fundación: 

 

sábado, 15 de octubre de 2016

Pedro y la pulsera mágica



Título: Pedro y la pulsera mágica
Autor: Juan Antonio Fernández Madrigal
Páginas: por concretar
Año: 2016
Editorial: El Transbordador

Contraportada (sinopsis): Pedro no pertenece a este mundo. Para eso tendría que comprender sus reglas, las que imponen, sin tenerlo nunca en cuenta, los mismos que le exigen cumplirlas a la perfección so pena de burlas, desprecio y aislamiento: la gente normal. Aprender las reglas de un juego para el que no nació es tan abrumador que lleva toda su vida dedicado a ello, sin éxito.
Pedro está a punto de rendirse. Pero antes va a llevar a cabo un último y desesperado intento por entrar en el juego: ha programado una ía.


- - - - -

¿Quién no querría una pulsera gapeadora como la que posee Pedro, y abandonar la realidad cuando a uno se le presenta esquiva o enemiga? ¿O la que es huidiza es la pulsera, y contumaz la realidad? Blanco y negro, abismo y superficie, colores y ubicaciones para un relato dócil como una patada en los huevos, descarnado como ese beso de buenas noches que te ofrenda tu abuela.

Juan Antonio Fernández Madrigal ha inventado a Pedro dos veces para que no nos olvidemos de él, a este lado o al otro de la cordura.

Y ha creado a su monstruo mediante el uso esmerado del lenguaje y a la potencia atronadora de alguna de sus imágenes. Se huele, se siente, se sufre a través de las palabras que rodean a Pedro. Un laberinto de sensaciones que sorprenderán a los que hayan leído otras obras de Fernández Madrigal y a los que no se hayan acercado aún a ellas. Para sufrir durante un rato de des/agradable lectura.

Novela breve y descarnada que recomiendo y que supone el tercer número de la Colección Soyuz que está publicando con especial esmero la editorial de El Transbordador. 

Para comprar el relato, pincha en este enlace:
http://www.hombrecillosverdes.com/producto/2096/pedro-y-la-pulsera-magica 

miércoles, 12 de octubre de 2016

Sin condiciones

No lo ha dicho el Habitante Incierto de esta casa, pero lo suscribe: 

"La verdadera naturaleza del corazón es crear lo que uno ama y amar lo que uno crea, sin condiciones."

(Cita de "Telos 2", de Aurelia Louise Jones)



sábado, 8 de octubre de 2016

Los verdaderos maestros

Si los observáis con suficiente atención, vuestros hijos son vuestros verdaderos maestros. Y no al revés, como es costumbre creer.


Cita de "El principito" de Saint-Exupéry que lo corrobora: "Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones."

sábado, 1 de octubre de 2016

La Segunda Guerra Mundial, de Javier Cosnava


Título: La Segunda Guerra Mundial, la novela
Autor: Javier Cosnava
Año: 2016
Nº de páginas: 720
Editorial: Dolmen, colección Narrativa Histórica
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta y guardas con mapas de época


Sinopsis (texto de la contraportada): MÁS DE 10 MIL EJEMPLARES VENDIDOS EN FORMATO DIGITAL
Asiste junto a Otto Weilern, un joven oficial de las SS, al embrión de una guerra que acabará extendiéndose por los cinco continentes.
Conoce la vida privada de Hitler y de sus generales, los enfrentamientos entre sus esposas o las luchas de poder dentro del propio partido nazi.
Una historia trepidante narrada de forma espléndida y con pulso firme, que nos desvela los misterios de un horror que no puede repetirse y
que causó cerca de 70 millones de muertos.




Texto de la solapa: ¿Conoces la trágica historia de Unity Mitford, la amante de Hitler, por la que estuvo a punto de dejar a Eva Braun?
¿Conoces a Gretel Braun, la hermana de Eva?
¿Conoces a Schellenberg, jefe de contraespionaje y el hombre más deseado y atractivo de Alemania?
¿Conoces a Lina von Osten, la mujer que convirtió en un monstruo a uno de los jefes de las SS?
¿Conoces a Mildred Gillars, la voz de la radio alemana, que fue decisiva para los ataques a la moral aliada?
¿Conoces a Emmy, la esposa perfecta del Mariscal Goering?
¿Conoces a Manstein, Rundstedt, Balbo, Von Bock? ¿Los crímenes de las SS? ¿Las batallas de Polonia, Noruega, Francia e Inglaterra? ¿La guerra submarina de U-boot?
Estas historias entre otras en La Segunda Guerra Mundial, la novela: Misterios, batallas, acción, vida privada de los dirigentes nazis... y mucho más.



viernes, 30 de septiembre de 2016

Se cumplen 30 años del estreno en España del "San Francisco de Asís" de Messiaen

Imagen del estreno escénico en España (Madrid, 2011)

Hoy, 30 de septiembre de 2016 se cumplen exactamente TREINTA AÑOS del estreno en España (aunque en versión de concierto y con algunos cortes) de la magna ópera de Olivier Messiaen "San Francisco de Asís".

Esto decía Pedro González Mira en su artículo para la Revista Ritmo en el nº 843 de Julio-Agosto de 2011 con motivo del estreno, ya sí en versión escénica, de la ópera franciscana:

http://www.forumclasico.es/RevistaRITMO/Enportada/tabid/167/ID/503/San-Francisco-de-Asis-de-Messiaen-en-el-Teatro-Real.aspx

"...estreno de la versión de concierto en aquel memorable Festival de Otoño, ahora, como mímimo, tendríamos que pronuciar las mismas a favor del actual director musical del Teatro Real. En esta misma sala –pero en su versión mutilada– se estrenó San Francisco de Asís, el 30 de septiembre (de 1986)." Añadía una breve reseña respecto de la versión que se pudo escuchar aquel día: "Philippe Roillon fue San Francisco; una maravillosa María Orán, el ángel; John Gilmore, el leproso, y un jovencísimo Kent Nagano dirigió al Coro y la Orquesta de la Radio de Holanda. Y más de un avezado crítico –antes de escuchar– se apresuró a decir que aquello no tenía interés, que vaya, que qué gasto inútil. Consiguieron, lamentablemente, el propósito de sus “precríticas”: el público aguantó un acto escasamente, aplaudiendo cortésmente tras él y desapareciendo de la sala. Pero los que nos quedamos hasta el final nos encontramos con una descomunal y maravillosa sorpresa: Messiaen estaba allí y salió a saludar al público. Fue especialmente emocionante."

El sello KRO editó en su día una grabación con los mismos intérpretes, tomada 2 días antes, o sea, el 28 de septiembre de 1986, en el Muziekcentrum Vredenburg, Utrecht.

domingo, 25 de septiembre de 2016

El libro de Arséniev: Dersu Uzala

Portada de la novela en la edición de Akal
Título: Derzu Uzala
Autor: Vladímir Arséniev
Año: 1923
Páginas: 351
Editorial: Colección Gaceta Grandes novelas


Sinopsis (tomada de la web de la Casa del Libro): Vladímir Arséniev rememora en este libro las aventuras y amistad que compartió con Dersú Uzalá, un nativo del Lejano Oriente ruso que fortuitamente encontró en una de sus expediciones por la taiga. Un peculiar estilo narrativo, tan sencillo como lleno de humanidad y rigor científico, es tal vez el secreto del éxito de la obra de este escritor-explorador ruso, absolutamente maravillado por la imponente naturaleza de los confines de su gigantesco país. Sin trampas literarias y con apenas un par de datos biográficos inventados, Dersú es presentado como la sabia personificación del entorno, en tanto que el capitán Arséniev es la involuntaria punta de lanza de la amenaza a esos ecosistemas que tanto admira. El lector comprobará que un siglo después del encuentro entre Arséniev y Dersú, el avance del progreso humano sigue haciendo mella en un medio ambiente que, en este libro, es también uno de los hilos conductores de la narración.

El auténtico Dersu Uzala

Así describe el cartógrafo Vladímir Arséniev a su amigo Dersu Uzala, cazador mongol. Acaba de tener lugar el primer encuentro entre ellos, y así lo dejó retratado en palabras para la posteridad:  
"El individuo estaba vestido con una chaqueta y un calzón de piel de reno curtido. Iba cubierto con una especie de venda y calzaba untas. Llevaba un gran zurrón a la espalda y en las manos una especie de tridente, o bieldo, que le servía como soporte, y una carabina tan larga como pasada de moda. (...) Aparentaba alrededor de cuarenta y cinco años. Más bien pequeño y robusto, tenía pronunciado tipo indígena: los pómulos salientes, la nariz pequeña, los ojos bien característicos, con el pliegue mongol en los párpados, y la boca ancha. (...) Tenía las manos endurecidas y arañadas. Otros rasguños, aún más profundos, marcaban su rostro: uno en la frente y otro en la mejilla, cerca de la oreja."

Ya en los primeros capítulos, Dersu se define por cómo se comporta respecto de los demás. Habla lo justo, el resto lo deja a sus manos y a la firmeza de sus acciones. Un ejemplo es este fragmento donde el cazador mongol, al abandonar un refugio, se preocupa en serio por los futuros visitantes del mismo y obra en consecuencia: 
"Dersu había partido leña y recogido cortezas de árbol, depositándolo todo dentro de la barraca. Me imaginé que quería incendiarla y creí mi deber disuardirlo de este capricho. Por toda respuesta, él me reclamó una pizca de sal y un puñado de arroz. (...) Envolvió cuidadosamente entre las cortzas algunos fósforos, puso la sal y el arroz en otro pedazo de corteza y suspendió los dos paquetes de un muro interior de la barraca. 
—Entonces, ¿cuentas con volver por aquí? —le pregunté.
Como me contestó con un gesto negativo de la cabeza, le pregunté para quién dejaba el arroz, la sal y las cerillas.
—Algún otro va a llegar hasta aquí —respondió—. Verá esta barraca y se sentirá feliz de encontrar madera seca, cerillas y algo que comer para no morirse.
Me sentí profundamente conmovido."

Dersu, el principal paisaje de cuantos paisajes dibuja Arséniev con su prosa. Sin olvidar la verdadera importancia que el cartógrafo concede a cada una de las descripciones de montañas, valles, ríos, lagos, es el cazador mongol el verdadero corazón de estas memorias. Dersu, ese cazador que considera "hombres" a los jabalíes, a los pájaros, a todos los animales. Dersu, el que considera al Sol como el "hombre" principal". Dersu, el salvador de Arséniev cuando se cierne en torno a a ellos una tormenta de nieve sobre el lago Janka. Dersu, el que respeta con veneración a Amba, el tigre. Dersu, el que se enfada cuando, quienes le acompañan, arrojan los despojos de un almuerzo o cena al fuego.

El respeto y comprensión que Dersu Uzala siente por la naturaleza es de admirar: una de las enseñanzas que se desprenden de este libro. La otra sería la fuerza inquebrantable de la amistad; y es que, en muy poco tiempo, el cartógrafo y el cazador se vuelven inseperables cada vez que coinciden en una expedición. 

Entre otros momentos destacables del libro, he de subrayar el instante en que Arseniev revela los secretos y describe la caverna de Mokruchine; o ese otro en que, sin el auxilio de los guías, el cartógrafo se pierde en las inmediaciones de la bahía de Snata Olga. Fascinación y miedo a partes iguales.

En definitiva, una marvailla que degustar cómodamente sentado en casa. Otra vida es posible, tal y como demuestra Dersu Uzala con sus acciones; otras lecturas son necesarias, tal y como se desprende de las memorias de Arseniev. 

sábado, 24 de septiembre de 2016

Me he convertido en el paraíso


Anónimo encontrado en un papiro egipcio: 

“Me escindiste y me abriste el corazón de par en par, y me colmaste de amor. Derramaste tu espíritu en el mío. Te conocí igual que me he conocido a mí mismo. Mis ojos están radiantes con tu luz. Mis oídos se deleitan con tu música. Mi nariz se llena de tu fragancia. Mi rostro se cubre con tu rocío. Has hecho que vea todo brillar. Has conseguido que lo vea todo como algo nuevo. Me has concedido la calma perfecta y me he convertido en el paraíso. Y al haberme convertido en el paraíso, mi alma se ha curado.”
 

sábado, 17 de septiembre de 2016

La maleta de Jesús

Os dejo otra nueva entrada del diario que estoy escribiendo y que será publicado en un futuro muy lejano. 




Las frases y ocurrencias de Ina sorprenden, desconciertan a su padre. Así que es normal que Replicante haga bola con ellas y sea incapaz de olvidarlas. La última ha sido la siguiente:

—Papá, Jesús no murió en la cruz, sólo trabajó mucho.

—¿A qué te refieres? —se interesa Replicante.

—Jesús se compró una maleta.

—¿Y por qué se compró una maleta?

—No lo sé, papá.
 

lunes, 12 de septiembre de 2016

El tapiz invisible, de Fernández Madrigal


Título: El tapiz invisible
Autor: Juan Antonio Fernández Madrigal
Año: 2016
Páginas: 393
Editorial: El transbordador


Sinopsis (extractada de la web de la editorial El transbordador): Una tribu sobrevive en el desierto migrando periódicamente en la única dirección permitida, que fue definida por mitos preservados durante generaciones. Al mismo tiempo, en otro mundo muy distinto, amos y esclavos tampoco encuentran muchas direcciones en las que evolucionar, atrapados por sus interdependencias, los restos de una tecnología que no comprenden, la omnipresente hierma venenosa y una geografía tan reducida como impenetrable. Ambas sociedades se enfrentan a las mismas preguntas: ¿cuánto tiempo pueden mantenerse inmovilizadas entre esos límites infranqueables, no sólo físicos? ¿A quién puede ocurrírsele siquiera romperlos?
Fernández Madrigal en la presentación de la novela en Málaga

 

Pilar Márquez, responsable editorial de El Transbordador, manifiesta que tras la lectura de la novela "tuve la sensación de tener en mis manos un trabajo realmente muy bien hecho, una obra compleja escondida tras un velo de aparente sencillez, llena de capas y matices, escrita por alguien que, por fuerza, debía tener un mundo interior tremendamente complejo y rico" . Y es que Fernández Madrigal juega en esta novela a ser arquitecto de un mundo único, único no por diferente sino porque es intrínsecamente suyo, por mucho que haya confesado la influencia que en su narrativa ha tenido la obra de Ursula K. Le Guin. 

El autor de "Fragmentos de burbuja" cincela los detalles y con ellos, a los personajes de los distintos mundos que conforman este tapiz, tapiz donde encontramos ante todo muy buena materia prima: a Eyla y Nemu, buscadores de agua e hijos del desierto. A Caanu, jefe de los hijos del desierto, y a Kaemu, su vástago. A Núe, anciano hijo del viento. A la hierba de Hunwo y a los niños que detectan antes que nadie que aquélla se está marchitando. A la ciudad de Aldia con su Círculo Norte iluminado por antorchas rojizas, y el Círculo Noche con sus antorchas verdosas y amarillentas.
 

En él también tenemos la casta de los uremos y los altenos, y unos collares con que los primeros detentan un extraño poder mental sobre los segundos. A Aren, señor de Aldia, y a su servidor deforme, Hso. A Emiah, hijo mayor de Hso. A la Hermandad, organización clandestina de los altenos que propugna acabar con el poder de los collares. A la Ciudad Nido, donde viven las mujeres uremas rodeadas de castrados. A personajes que sueñan con otros personajes, como si estuviesen predestinados a encontrarse.
 

Hallamos igualmente una fauna que cobra especial importancia en cada una de las hiladas del tapiz: la libélula oro, el grillo espejo, el pájaro alba… La búsqueda del primer asentamiento de la tribu de los hijos del desierto, del Origen. Un dibujo que ha de entregarse al Espíritu de Hunwo. La Mina, sus extraños artefactos y la Esfinge.
 

Fernández Madrigal, como queda claro, juega en esta novela a ser arquitecto y se regodea en ello. Amén de en las distintas tramas, que no desvelaré hacia dónde conducen para evitar spoilers, la verdadera fuerza de esta obra estriba en el mundo inventado, las razas, la naturaleza, las castas, las luchas entre unos y otros. Hace años el autor ya definió así su novela: “se trata de un libro coral, el que tiene más personajes de todos cuantos he escrito, menor preocupación por el estilo y sí mucha por engarzar una historia de crecimiento y madurez en diversos mundos realmente distintos”. Y habló de sus preferencias como escritor: “los mundos pequeños (autocontenidos), las relaciones personales, el papel de la naturaleza como un personaje más…”.

Respecto del impacto que esta novela causó en los responsables de El Transbordador, Pilar Márquez refiere que "una vez finalizada la primera lectura decidí que quería que «El Tapiz Invisible» formase parte del catálogo de nuestra editorial. Buscábamos la obra que nos cautivase para inaugurar nuestras publicaciones de fantasía, y tuvimos muy claro que esa obra era «El Tapiz Invisible», que cabalga entre la fantasía y la ciencia ficción. Era la mixtura idónea." Y añade: "para mí personalmente es un orgullo contar con la confianza de Juan Antonio a nivel editorial y personal, tanto por su calidad indiscutible como escritor como, sobre todo, por su calidad humana."
 
Tal y como reza en la web de la editorial: "esta novela relacionada con la Saga de las Víboras de las Formas, pero que puede leerse de forma completamente independiente, la ciencia-ficción suave le sirve al autor como herramienta para explorar el ansia de poder, las dependencias de la humanidad con los ecosistemas que habita, el potencial de los seres más humildes y, en fin, uno de los verdaderos límites que nos impone la realidad: la imposibilidad de cambiar la dirección de la flecha del tiempo."

A modo de colofón, destacar asimismo que la edición de El Transbordador, en cuanto a corrección, maquetación y cuidado de los detalles, es impecable; y que cuenta con prólogo de Gabriella Campbell. A medio camino entre la novela de fantasía y la ciencia ficción, “El tapiz invisible” encantará a los buenos aficionados al género. 

domingo, 11 de septiembre de 2016

Hoy, hace un año, GLENN ganó el Premio Jaén de Novela

Ya hace un año. Sucedió un viernes 11 de septiembre de 2015. 

Aún recuerdo la emoción cuando caí en la cuenta: la llamada telefónica que estaba atendiendo no era otra que la del Presidente de la Fundación Caja Granada. En ella, éste me dio a conocer el fallo del Premio Jaén: mi novela GLENN había resultado ganadora. 

Rememoro ahora la explosión interior de alegría, la satisfacción infinita del trabajo bien hecho. Y el recuerdo inmediato para aquellas personas que por cosas de la vida no podían compartir conmigo ese instante de plenitud. Alegría y pena, todo dentro de uno, y en tal cantidad, que apenas sabía qué hacer. Evidentemente, lo primero fue telefonear a mi esposa y a mis padres. Y luego atender a los amigos que, habiéndose enterado, quisieron felicitarme.

Gracias a todos cuantos confiaron en mí. De corazón.





miércoles, 7 de septiembre de 2016

Las tristes apariencias



Os dejo este fragmento más que significativo de "La ley del amor", de Vicent Guillem:

"La esclavitud formal es ilegal en todos los países, pero prácticamente toda la humanidad se rige bajo un sistema económico y político que tolera y alienta la explotación y el abuso del ser humano de una forma tan semejante a la esclavitud formal que se confunde con ella. Muchos países esconden bajo una apariencia de democracia gobiernos que fingen servir al pueblo pero que en realidad se sirven del pueblo para satisfacer propósitos egoístas, o que aparentan querer la paz pero que fomentan la guerra y la justifican para que parezca que es la única opción para resolver los conflictos, cuando en realidad nunca buscaron otra opción."

domingo, 4 de septiembre de 2016

Final, ceniza numerada, según Barrero

Dibujo de H. Barrero

Esta mañana os traigo el poema con que concluye el cuaderno "De las Ramblas a Brooklyn (Código Descifrado)", incluido en la serie Cuadernos del Humo con el número 12. Su autor es Hilario Barrero, poeta que ya ha visitado esta Casa Deshabitada con motivo de la publicación de su último Diario. 

El poema en cuestión se titula...



FINAL


Carbonizados,
algunos morirán consumidos de fuego,

cegados por las algas de la noche
otros verán en la profundidad del mar,

los elegidos, ceniza numerada,
arderán para siempre
porque el amor borró sus nombres,

tú y yo que hemos sido agua,
viento y fuego enamorado
seremos un olvido. 
Solo uno.