Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

martes, 29 de diciembre de 2015

La hora exquisita

Reynaldo Hahn

L'heure exquise, de Reynaldo Hahn (música) y Paul Verlaine (texto)

POEMA de Paul Verlaine

La lune blanche (La luna blanca) 
luit dans les bois. (brilla en el bosque.)
De chaque branche (De cada rama)  
part une voix (parte una voz)
sous la ramée... (bajo el follaje…)  
O bien aimée. (Oh, bien amada.)
L’étang reflète, (El estanque refleja,)
profond miroir, (profundo espejo,)  
la silhouette (la silueta)
du saule noir (del sauce negro)
où le vent pleure. (donde el viento llora.)
Rêvons, c’est l’heure. (Soñemos, es la hora.)
Un vaste et tendre (Un vasto y tierno)  
apaisement (sosiego)
semble descendre (parece descender)
du firmament (del firmamento)  
que l’astre irise. (que el astro irisa.)
C’est l’heure exquise! (¡Es la hora exquisita!)


CANCIÓN de Reynaldo Hahn





sábado, 19 de diciembre de 2015

GLENN en Radio Nacional




Entrevista realizada el 18.12.2015 por Martín Llade en el programa "Sinfonía de la mañana" de Radio Clásica (RNE) a Alejandro Castroguer, autor de GLENN, XXXI Premio Jaén de Novela 2015. 


lunes, 14 de diciembre de 2015

Un poema sobre Glenn Gould

Navegando sin rumbo por internet, me tropiezo con estas palabras de Joan Margarit, Premio Nacional de Poesía 2007. En ellas, el poeta habla de música, poesía y recuerdos, y, de paso, de Glenn Gould. Os las copio:

La música y la poesía son, después de las personas a las que amo, mis principales recursos de equilibrio interior. Por ejemplo, después de la muerte de mi hija, lo que más me acerca a su invisible presencia son algunas piezas de música, concretamente de Bach: las suites de violoncelo, sobre todo interpretadsa por Lluís Claret, y las Goldberg Variations o las English Suites, sobre todo interpretadas por Glenn Gould.


Ahora os dejo el poema que Joan Margarit escribió sobre el pianista canadiense, que a la postre terminaría siendo protagonista de mi novela. Dice así:


Glenn Gould: la despedida

Sus manos en el espejo 
del Steinway continuan 
tocando y él ya no está. 
Canturrea todavía 
como una lechuza en la noche. 
Bach ya nunca será igual.
Hoy, en una limousine
con cormados del olvido,
pasa entre bosques nevados
el ataúd de su música.
Un Steinway en la niebla
hoy suena sin su pianista:
la muerte, en el crematorio, 
de pie en el césped negruzco,
de frac y con ojos turbios, 
escucha las "Suites inglesas". 

sábado, 12 de diciembre de 2015

Valen más que el dinero

Versos que valen mucho más que el dinero. Versos con que finaliza la Rima LXXV, de Gustavo Adolfo Bécquer.


¡Yo no sé si ese mundo de visiones
vive fuera o va dentro de nosotros;
pero sé que conozco a muchas gentes
a quienes no conozco!

jueves, 10 de diciembre de 2015

Una reseña de "Los Irregulares"



Ha aparecido una reseña de Los Irregulares, editado por Cazador de ratas. La firma Santiago García Soláns y la podéis encontrar en Sagacomic - Lothlórien. En la reseña se puede leer esto sobre mi relato "¿Alguien recuerda a Vera Lynn?" (os dejo un extracto):

Alejandro Castroguer llena de tristeza y nostalgia su relato ¿Alguien recuerda a Vera Lynn? Intimista, emotivo, triste, cargado de añoranza y cariño, hermoso. (...) Un precioso homenaje a Conan Doyle, a su más famosa creación y a toda una época, a través de los recuerdos de un niño que se escapaba de la escuela y acudía al parque a sentarse en un banco al lado de un anciano que todos los días daba de comer a las palomas. (...) El autor refleja con delicadeza y cariño la pérdida de la memoria y de las raíces que tan descolocado deja, el infructuoso intento de reconstruir y recuperar el pasado, y la evidencia de como nunca se desaparece del todo si se cuenta con el recuerdo de otros.


Para leer completa lo que dice de mi relato y el resto de la reseña, pica en este enlace:

http://sagacomic.blogspot.com.es/2015/12/resena-los-irregulares-de-baker-street.html



lunes, 7 de diciembre de 2015

Gregor Samsa frente a la ventana, de Álvarez Velasco


Título: Gregor Samsa frente a la ventana
Autor: Francisco Álvarez Velasco
Año: 2015
Editorial: Hyperion
Páginas: 68

Este poemario ha sido galardonado con el XXXI Premio Jaén de Poesía


Texto de contraportada: Francisco Álvarez Velasco (Cimanes del Tejar ­–León–, 1940) ha sido profesor de Literatura en institutos de bachillerato de Ocaña, Tarancón y, durante veinticinco años, en el Real Instituto de Jovellanos de Gijón, ciudad donde reside.
 

Obra poética: Tiempo de maldición, Madrid, 1979; «En el nombre del árbol» (en el colectivo Libro del bosque), Gijón, 1984; «Tierra» (en el colectivo TetrAgonía), Gijón, 1986; Del viejísimo jugo de la tierra, Gijón, 1988; La hiedra del silencio, Madrid,1993; Noche, Madrid, 2005, Hiperión (Premio internacional "Antonio Machado en Baeza" y Premio de la Crítica en Asturias); Las aguas silenciosas, Gijón, 2007; La luna tiene una liebre, Oviedo, 2009; Memoria de la sombra, Cáceres, 2010; El libro de las vocales, Gijón, 2013.
 

En Gregor Samsa frente a la ventana el poeta, desde la memoria de la infancia hasta el momento de la escritura de los poemas, hace un balance de la crueldad y la ternura de las que ha podido ser actor o testigo. El jurado que le ha otorgado el premio "Jaén" ha subrayado la alta calidad lírica, la gran capacidad de sugerencia y el contenido emocional y reflexivo del libro, así como su acertada intertextualidad.


El Habitante Incierto frente a la ventana
Si hablar de cualquier libro ya es difícil, imaginaros lo que es enfrentarse, con la única ayuda de un teclado y un puñado de ideas, a un poemario. Un libro de relatos y una novela pueden ser esquivos, cierto, pero no lo bastante en comparación con los poemas, esas sombras chinescas que se tatuan en tu cabeza y te rodean durante días, esas músicas que anidan en tu pecho, quebrando la tranquilidad —terquedad, apuntaría— de lector de prosa.  


Álvarez Velasco cosecha aquí treinta y nueve poemas y un poema, acaso treinta y nueve Gregor Samsa —cada uno frente a su ventana— y la ventana propiamente dicha. Y es que el poema final, titulado metaliterariamente "Poema", no es otra cosa que un espejo sin azogue, la ventana a través de la cual el lector debería contemplar —se me ocurre ahora— la relectura del poemario.



POEMA

Amontonando sílabas de arena
con la que el mar y el tiempo se alimentan, 
de las palabras más amadas te hice
agitando las brisas de la vida, 
el polvo de la muerte y los caminos.

Ahora estás en la página esperando
el soplo de unos labios
y el dedo que camine los renglones
solo para vivir
unos instantes.


Pues bien, sea acertada o no la interpretación acerca del verdadero sentido 
de estos últimos once versos, lo cierto es que los treinta y nueve poemas y 
un poema conocen "el polvo de la muerte y los caminos". 
Nombran jamás a la tarde en pleno noviembre y, de paso, 
"las palabras prohibidas que aplazarán la muerte".

Prestan oídos a la naturaleza, a "una fuente, un arroyo y un río", al "piar que 
anuncia la tormenta" y a "la sed de agosto". Reniegan, aunque a veces trata 
de comprenderla, de la herrumbre consustancial a la civilización: 
la ciudad que no despierta, el "chorro de agua inútil que lava las aceras".

El lector se convierte, poema a poema, en notario de afrentas, de la desventaja 
de "un narciso contra las viente ortigas", de "un aceite solo contra dos vinagres".
Se convierte en fedatario de contradicciones, de ternuras de niños y de 
crueldades adultas de infantes, de amores y escarnios, de sacrificios y pieles 
y "pájaros alegres de Vivaldi en primavera".

La infancia frente a la ventana de la vejez, el campo frente a la ventana de 
la ciudad. El amor a los animales frente a la ventana de la crueldad de los 
humanos. Miedo y fiereza frente a piedad. 
El hervor de la vida en franca desventaja contra 
"el hervor de la muerte que no cesa".


Con esta montonera informe de palabras, el lector tal vez no se haga una idea exacta de la corriente que fluye a través de cada una de las hojas de este libro, de la grandeza mínima de cada silencio, de cada imagen. Torpeza mía, sin duda, cárguese sobre mis espaldas tamaño error. A modo de disculpa, valga decir que, en tanto no caiga otro libro de Álvarez Velasco en mis manos, no seré más que un mendigo —tal y como reza el primer verso del poemario— "esperando monedas para el hambre". 
 

sábado, 5 de diciembre de 2015

Pasatiempo



PASATIEMPO
Poema de Mario Benedetti incluído en el poemario Viento del exilio (1981)



Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.


Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque un océano
la muerte solamente
una palabra.


Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

 
Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Los Premios Jaén en Canal Sur

El sábado 28 de noviembre, en su informativo de las tres de la tarde, Canal Sur dio cuenta de la entrega de los Premios Jaén 2015, auspiciados por Caja Granada. En el video, breve, el curioso puede oír hablar a Lena Valenti, a Francisco Álvarez Velasco y al habitante incierto de esta casa. 


lunes, 30 de noviembre de 2015

GLENN, Premio Jaén de Novela


A veces algunas noticias pasan por encima de nosotros sin que nos rocen. Casi como un viento que a uno le ha pillado con la guardia baja, o con el pasamontañas y los guantes en casa. Es el decurso del tiempo el que asienta la noticia, decanta las sensaciones, presta veracidad a lo que en un principio se antojaba una broma del destino. Pues eso, que de vuelta a Málaga ahora soy plenamente consciente de que GLENN es Premio Jaén de Novela 2015, y la responsabilidad que ello conlleva. 

El Premio, horas antes de terminar en mis manos

Me gustaría hablaros brevemente de la velada del Premio. Tras el panegírico del presentador, Eduardo Mendoza (sí, el autor de "La verdad sobre el Caso Savolta" y "La ciudad de los prodigios") dio una conferencia titulada "En favor y en contra de la lectura". El novelista prescindió de lo escrito y expuso las ideas con sin igual gracia y agudeza. Raro es que una conferencia sea divertida, amena e instructiva, pero ésta sin duda lo fue, abrillantando las sonrisas de los presentes.

Luego se procedió a la entrega de los premios. En primer lugar le tocó el turno al de Narrativa Juvenil, que recayó en la novela "Hasta los huesos", de Lena Valenti; y luego al de Poesía, otorgado al poemario "Gregor Samsa frente a la ventana", de Francisco Álvarez Velasco. Para finalizar, llegó la hora de subir al estrado y recibir el galardón de manos del Presidente del Parlamento de Andalucía, don Juan Pablo Durán. GLENN ha permitido y obrado este prodigio.

El momento exacto de la recogida del Premio Jaén de Novela 2015
Tras saludar a los asistentes, éstas fueron las palabras que había preparado con anterioridad. Aqui tenéis el vídeo que testimonia dicho instante.



Salvo las lógicas variaciones que introduje frente a los micrófonos, éste es el discurso. Os dejo la transcripción del mismo.

Antes de nada, quiero dar las gracias a Caja Granada Fundación, por auspiciar este Premio y apoyar la literatura. A Almuzara, por la edición de la novela. A Javier Ortega, por el trabajo y el mimo invertidos en mi nueva obra. Y a mi esposa Vanessa y a mi hija Nora, por estar siempre ahí. Gracias.

La novela está dedicada a José Díaz-Oliva, mi profesor de pintura y cicerone artístico, que ya no está entre nosotros; murió en 2001. Y a Maricarmen y a Antonio, mis padres, que se encuentran hoy aquí entre nosotros. Gracias por soportarme.

Éste sería el momento perfecto de dejar hablar a Glenn Gould, pianista canadiense fallecido hace 33 años. Qué mejor que oírle a él en primera persona, durante tan solo cuarenta segundos. 



En este instante acerqué el móvil a los micrófonos: éstas fueron las palabras que, en diferido, proclamó el propio Glenn Gould sobre su piano, tal y como refleja el siguiente youtube.


Ahora, solamente la pieza bachiana, para quien la quiera escuchar sin interferencias.




Quisiera hablarles brevemente de Glenn Gould, protagonista de mi novela, genio del piano donde los haya. Y qué mejor manera de hacerlo que hablar de sus amores y odios, de sus filias y fobias, por parejas. Se harán una idea de su personalidad. 
Amaba el agua. Odiaba el alcohol.
Amaba los coches. odiaba el código de la circulación.
Amaba a Bach. odiaba a Chopin.
Amó a una mujer casada. Odiaba las pretendientas solteronas.
Amaba comer solo. Odiaba los cócteles.
Amaba la soledad. Odiaba las multitudes. 
Sé lo que están pensando: Glenn Gould se habría marchado hace un buen rato de aquí. Es cierto. Yo, en cambio, me quedaré gustaosamente con ustedes. Gracias.  


Mi butaca de premiado

Tras los discursos de las distintas autoridades presentes, nos reunieron a todos para que nos ametrallasen los fotógrafos con sus flashes y hacer un par de entrevistas y departir brevemente con unos y con otros, antes de pasar al cóctel. La organización, liderada por Inmaculada Cano, tuvo la deferencia de servirnos a mi esposa y a mí degustaciones vegetarianas, tal y como habíamos pedido previamente. Allí firmé decenas de ejemplares, tanto que entre las charlas, las copas y las dedicatorias, la noche acabó muy tarde. 

Un día irrepetible e inovidable ese 27 de noviembre de 2015.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Antes del Premio Jaén, dos reseñas

Hoy, 27 de noviembre, a partir de las ocho de la tarde, tengo ocasión de recoger el Premio Jaén de Novela 2015 por GLENN. Será un día inolvidable, el comienzo de una nueva etapa en mi carrera novelística. 


A falta de contaros algunos aspectos jugosos de la entrega del Premio y del posterior cóctel, os dejo dos reseñas de la novela. La primera viene firmada por Agustín Manuel Martínez, líder de opinión musical, profesor, pianista, conferenciante... y responsable del blog "De la creatividad al piano". 

Os dejo un extracto de la reseña, que podéis leer entera en el enlace: 

"Es un libro redondo, perfecto, como una fuga bachiana. Un libro pensado para músicos y no músicos, y rezumando estilo, muy musical. Sentido y al mismo tiempo estructurado, porque las obras maestras siempre están generadas desde la emoción y la razón, sopesadas por igual."


http://elblogdelacreatividadalpiano.blogspot.com.es/2015/11/tocar-era-su-pasion-glenn-gould.html


* * *


La segunda es de Juan Luis Marín Gutiérrez, periodista y especialista Universitario en Guiones Audiovisuales, creativo del departamento de Proyectos y Nuevos Formatos de la productora Magnolia España, y autor de tres novelas: "Almas grises", "Isla Perpetua" y "Maldita Nostalgia".

Os dejo un extracto de la reseña, que podéis leer en el enlace: 

"GLENN es la historia de un músico. Pero también de un ser humano. Que forma parte de la historia de la música. Pero también de la vida. Y Alejandro lo entiende a la perfección."

http://blogs.culturamas.es/juanluismarin/2015/11/24/glenn/

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Flush, de Virginia Woolf


Título: FLUSH
Autora: Virginia Woolf
Año: 1933
Editorial: Destino
Páginas: 161


Sinopsis: Flush es un cocker spaniel de orejas largas, cola ancha y unos «ojos atónitos color avellana». A los pocos meses de su nacimiento es regalado a la famosa poetisa Elizabeth Barrett. Flush se convertirá en su compañero inseparable y, posteriormente, en el cómplice de sus amoríos con el poeta Robert Browning, aunque primero debe superar la animadversión y celos que siente ante su afortunado rival...


Extraído de la Wikipedia: En 1845 se encuentra por primera vez a su futuro esposo, Robert Browning. Su noviazgo y matrimonio, debido a la delicada salud de Elizabeth y a las objeciones de su padre, transcurrieron en circunstancias bastante peculiares y románticas. Después de un matrimonio secreto y una fuga del hogar paterno de la calle Wimpole, acompañó a su marido a la Península italiana, que se convirtió prácticamente en su casa hasta su muerte, y con cuyas aspiraciones políticas se identificaron plenamente ambos. El matrimonio fue feliz, a pesar de que el señor Barrett nunca los perdonó. En su nueva vida, su salud mejoró.

La novelista Mary Russell Mitford la describe como: “Una figura delgada, delicada, con una lluvia de rizos oscuros cayendo a cada lado de una cara muy expresiva; ojos grandes y tiernos, abundantemente rodeados por pestañas oscuras, y una sonrisa como un rayo de sol”


Virginia Woolf


La novela comienza enumerando los orígenes de los spaniels para, a continuación, centrarse en los de Flush, un cocker spaniel de pura raza. La autora hace gala de un innegable humor británico al hablar de unos y de otros, y de lo estricto que se puede llegar a ser a la hora de conferirle a un can su verdadero pedigrí en base a una serie de características físicas. Todo ello para, páginas más tarde, confrotarlo con lo poco riguroso que la sociedad es cuando se habla de humanos, pues aun con los mayores defectos y taras los aristócratas disfrutan de las prebendas de pertenecer a tal o cual linaje. A los perros se les mide con la manga estrecha; a los humanos, con la ancha.

Flush, que pertenece originariamente a la escritora María Russell Mitford (1787-1855), acaba siendo el perro faldero de Elizabeth Barrett, a la sazón poetisa (1806-1861). Virginia Woolf se esmera en la descripción del hogar de miss Barrett y de la calle Whimpole, en un alarde literario que hará las delicias de los lectores. La poetisa, y dueña de Flush, es una mujer "encadenada" (afirma la autora) a un sofá y a un sillón de ruedas por culpa de su delicada salud. Es la propia miss Barrett quien, en un carta que dirige a su pretendiente (el también poeta Robert Browning), define gráficamente su sentimiento de invalidez e indefensión: "Tengo tan poca cosa que contar como un pájaro en una jaula".

La vida en la casa del señor Barrett, padre de la poetisa, antes de la fuga de ésta con su novio, es de lo más sencilla pese a su riqueza, o eso afirma Woolf con no poca ironía; la de una gente sencilla que acaba "comiendo en el comedor, durmiendo en los dormitorios, cocinando en la cocina (...) y vaciando el cubo de la basura desde enero hasta diciembre." Nada del otro mundo.

La calle Whimpole, la casa de los Barrett, los infiernos que se esconden en las tripas de Whitechapel, Italia... El amor incipiente de Elisabeth y Robert, la desazón que embarga a Flush cuando siente que pierde parte del cariño de su ama, los celos del perro... Y la crítica social. Todo esto cabe en esta pequeña y deliciosa novela que Virginia Woolf escribió tras el enorme esfuerzo que le supuso la redacción de Las Olas.

Os dejo de propina, esta cita de la novela. En ella, la autora se refiere a Flush: "... a fuerza de recostar la cabeza sobre un diccionario griego, llegó a hacérsele desagradable ladrar y morder; acabó prefiriendo el silencio del gato a la exuberancia del perro; y, por encima de todo, la simpatía humana".

El ejemplar que he manejado data del 15 de febrero de 1944. Es una primera edición, perteneciente a la Colección Áncora y Delfín de Ediciones Destino, que amarillea de puro vieja, pero que sabe mucho más de la vida y de la muerte, del estruendo de la posguerra española o del silencio de una biblioteca que la mayoría de nosotros. En la página del titulillo y en la del título reza, manuscrito, el nombre (o eso parece) de Francisco Obregón. Por supuesto, el Habitante Incierto de esta casa deshabitada ha tratado el ejemplar con el cuidado que merece: descuide, don Francisco.

Banda sonora para GLENN

Aquí os dejo un enlace a través del cual podréis acceder a la lista de Spotify que he nombrado "Music from the novel Glenn". 

http://www.shareplaylists.com/playlist/music-from-the-novel-glenn.html


En ella encontraréis estas músicas:
Number/ Music (Música), Author (Autor) >>> Chapter (Capítulo)

1/ Goldberg Variations, Aria, Bach (1981's version) >>> Aria
2/ Pastoral Symphony, Beethoven >>> 1
3/ Intermezzi, Brahms >>> 1
4/ Goldberg Variations, Aria, Bach (1955's version) >>> 4
5/ Partita nº 6, Gigue, Bach >>> 5
6-7/ The Well Tempered Clavier, Prelude and fuge nº 10 >>> 9
8/ Piano Concerto nº 1, Brahms >>> 10
9/ Suite fur Klavier, Schoenberg >>> 12
10/ Art of fugue nº 1, Bach >>> 14
11/ Partita nº 6, Tocatta, Bach >>> 17
12-13/ The Well Tempered Clavier, Prelude and fuge nº 19 >>> 17
14-15/ The Well Tempered Clavier, Prelude and fuge nº 20 >>> 17
16/ Sonate L. 413, Scarlatti >>> 26
17/ La Valse, Ravel >>> 26
18/ The Well Tempered Clavier, Prelude nº 1, Bach >>> 27
19/ Siegfried-Idyll (Piano Transcription), Wagner >>> 30
20/ Goldberg Variations, Aria da Capo Bach (1981's version) >>> Aria da Capo



domingo, 22 de noviembre de 2015

Niños shakesperianos

Cita extraída de WINDOWS ON THE WORLD, de F. Beigbeder:

"Como los niños no tienen una vida apasionante, la convierten en una vida apasionada. Cualquier excusa es buena para los dramas, la histeria, las lágrimas, la alegría, las carcajadas, los pataleos de rabia. No hay diferencia entre la vida de un niño de corta edad y una obra de Shakespeare."

sábado, 21 de noviembre de 2015

Viajeros del Picoteórico, de Rafael Lindem



Título: Viajeros del picoteórico
Autor: Rafael Lindem
Ilustraciones: Antonio Hernández
Año: 2015
Editorial: Dissident Tales
Páginas: 260 páginas

Sinopsis:

¿Qué es cero?: cero es nuestro ahora.
Con esta premisa, «Viajeros del Picoteórico» narra la aventura de una búsqueda tan antigua como el propio concepto del tiempo; un viaje hacia el «hoy» que «fue», hacia ruinas que se ocultan en el subconsciente, en ocasiones tangibles, flotando a nuestro alrededor, como recordatorio de aquel lejano instante en el que conocimos la felicidad. Besos impregnados de pasión, miradas, sonrisas, promesas...
Todo fue presente, y lo sigue siendo en algún lugar.


La cuidada edición de Disident Tales, esmerada hasta en sus más mínimos detalles (observad lo trabajadas que están las solapas y las maravillosas portada y contraportada), hace justicia a las ilustraciones realizadas por Antonio Hernández y a la novela escrita por Rafael Lindem. Este trabajo coral (escritor, ilustrador y editor) convierte este libro en una rara habis dentro de la literatura de género. Una pequeña joya.

El illustrador, pese a la excelencia del trabajo realizado, no quiso figurar ni firmar sus creaciones. Así pues Antonio Hernández, ya sea por un exceso de pudor o de timidez, acaso de responsabilidad, prefirió permanecer en la sombra, de la que es obligación rescatarlo para ponderar su labor. Es responsable de parte del encanto del libro.

Y qué decir de la novela de Rafael Lindem. Primero, que deja patente que su autor es alguien con cosas que contar, originales y frescas, y que además se esmera en el estilo. No es ésta una novela para comedores de hamburguesas tan habituales en el género patrio. Sin destripar parte del encanto inherente a "Viajeros del Picoteórico", ése que ha de descubrir el futuro lector, apuntaré que comienza sumergida en la más honda desesperación. El protagonista ha perdido a la mujer de su vida; si no fuera ésta suficiente desgracia, todo cuanto le rodea y hace le recuerda a ella. Lejos del gabinete del doctor Voulgaris y de la realidad, el personaje se convierte en señor Quinto tras encontrarle cinco patas a una silla. Poco después recibirá una misión de vital importancia de manos de un cuarteto de señores que flotan en el aire de una segunda realidad: Bernat, Azarías, Nazario y Eliseo.

A partir de entonces, empieza una aventura que llevará al lector al interior del barco Diapasón, hasta el desierto de Messalim, a conocer el vacío y a los keinonautas, a viajar en globo... escenarios que se hacen realidad gracias a la labor conjunta de escritor e ilustrador. Una novela, la de Lindem, que deja un excelente sabor de boca (tal vez sabor a helado de chocolate) y que al lector más experimentado traerá ecos de grandes clásicos como "Los viajes de Gulliver", "Las aventuras del barón Munchausen", "Alicia en el país de las maravillas" o "Cinco semanas en globo". 

Si como afirma el propio novelista escribe y vive a oscuras, su obra por contra es todo luz, sabor, vibrante música, mar bravío, ardiente arena. Amor, helado de chocolate. Cruasán en punto. Cero, viaje iniciático. 

viernes, 20 de noviembre de 2015

STOP WARS

Patriotas del mundo, un poquito de por favor.
 

Locos varios y visionarios del infierno, un poquito de por favor.
 

Defensores de la paz a tiro limpio, un poquito de por favor.
 

Países cuya mano izquierda patrocina el terrorismo mientras que la mano derecha se dedica a combatirlo, un poquito de por favor.
 

Demócratas sodomizados por la industria armamentística, un poquito de por favor.  

STOP WARS. STOP WARS. STOP WARS.



lunes, 16 de noviembre de 2015

Dos artículos en dos días

El viernes 13 apareció el artículo de La Razón en torno a la novela y a la figura de Glenn Gould. Y el domingo, otro, esta vez en El Confidencial. Os dejo los dos para que le echéis un vistazo. 





jueves, 12 de noviembre de 2015

Un poema de Francisco Umbral



Francisco Umbral: LOS GATOS 

(Poema tomado de Obra poética (1981-2001) 
de Francisco Umbral, editada por Seix Barral.)


Siempre cantaré al gato,
le acercaré escudilla de silencio,
agua para su lengua, flecha fina.
Siempre miraré al gato,
su belleza oriental de chino sabio,
su diseño de signo o de corchea,
la gracia de su oreja tan umbrátil,
y esa interrogación que hay en su rabo.
Siempre rezaré al gato,
rey del ecosistema,
inquisidor de brujas y de ratas,
de insectos homicidas,
mientras la burocracia y la ignorancia,
que son la misma cosa,
hacen de nuestros parques el Dachau de los gatos.
Penúltimo camarada de mi vida,
siempre un gato pasea por mis pies,
el silencioso gato
que se ha comido un buho pensativo.
Ah, ese bello asesino,
aleve gato.

sábado, 7 de noviembre de 2015

La fotografía de la solapa

Ésta es la fotografía que encontraréis en la solapa de la reciente edición de Almuzara de la novela GLENN. En ella posa el Habitante Incierto de esta Casa Deshabitada, Premio Jaén de Novela 2015 por su retrato del pianista canadiense Glenn Gould. 


El escenario de fondo es el puente de ferrocarril que hace equilibrio sobre el río Guadalmedina, también llamado de Nuestra Señora del Carmen y popularmente conocido en Málaga como Puente de Hierro. Su estructura está catalogada como «patrimonio inmueble de Andalucía» por parte del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Data de 1890 y su longitud es de 74 metros. De uso exclusivo ferroviario, de tipo ‘Linville’, utiliza las vigas de cajón y los remaches como sistema constructivo. Actualmente, está siendo restaurado.

Información tomada de esta noticia de Sur.es: 
http://www.diariosur.es/malaga-capital/201505/21/comienzan-obras-para-reforzar-20150520214650.html

viernes, 6 de noviembre de 2015

Ray Bradbury habla de John Steinbeck


Año 1956, tal vez finales de 1955. Ray Bardbury se encuentra varias veces en Ciudad de México a John Steinbeck, desayunando. Así describió al autor de Las uvas de la ira a August Derleth, editor de Arkham House: 

"...era un hombre muy grande, tímido, de buen carácter que, desafortunadamente, adoraba el alcohol, lo cual hacía que su conversación fuera a veces un poco confusa. Tenía un enorme perro pastor de ojos azules que se llamaba Willie y que era casi tan grande como el propio Steinbeck. Me asombraba encontrar a Steinbeck con semejantes resacas. Espero que sepa contenerse o de otra manera se arruinará la vida. Tenía el típico rostro colorado y lleno de venas de los alcohólicos, pero de vez en cuando se podía ver un destello del verdadero Steinbeck. Me sentía realmente interesado en él, y me preguntaba si la fama, el dinero y la habilidad para escribir bien harían que yo me convirtiese en algo parecido. Con toda su fama y fortuna, Steinbeck, sin embargo, no es plenamente consciente y muestra una timidez exagerada; o por lo menos así era cuando le conocí..."

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Glenn y Banquo, dos grandes amigos

GLENN amó a los animales por encima de todas las cosas, y en especial sentía debilidad por los perros. En la novela (editada por Almuzara) aparecen muchas de sus mascotas, pero este collie ocupó un lugar especial en su corazón.

Se llamó Banquo y Gould le tenía tanto aprecio que le escribió un telegrama desde Moscú después de un concierto triunfal.


El texto de dicho telegrama rezaba así:


Querido Banquo. Pensé que te gustaría saber cómo les va a los perros por aquí. Se ven muy pocos. Por lo visto la mayoría murió en la guerra. Además, la gente no puede mantener una mascota. La variedad más común es una especie de caniche. No he visto collies como tú. Así que tendrías el campo para ti solo, si estuvieras aquí. Limpia tu plato como un buen perro. Te echo de menos. Glenn Gould.

lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Sigue vivo Rudolf Barshai cinco años después de su muerte?


Hoy, dos de noviembre, se cumplen CINCO años de la muerte de este director de orquesta.

Rudolf Barshái (1924-2010), director de orquesta y violista soviético/ruso, estudió en el Conservatorio de Moscú donde fue alumno de Dmitri Shostakóvich. Uno de los miembros originales del Cuarteto Borodín, fue considerado uno de los más eximios violistas de su generación. Fue fundador de la Orquesta de Cámara de Moscú, alcanzando notable reconocimiento internacional con las obras de soviéticos como Dmitri Shostakóvich, Serguéi Prokófiev o Aleksandr Lokshín. En 1969 estrenó la Sinfonía 14 de Shostakóvich en Leningrado, compositor del cual grabó la integral de sus 15 sinfonías y arregló varios de sus cuartetos para ser tocados por orquesta. También completó una versión de la inconclusa Décima Sinfonía de Gustav Mahler.

Con la muerte de Shostakóvich, en 1975 marchó de la Unión Soviética a Israel y a Europa occidental, donde dirigió a la Orquesta Sinfónica de Londres y y la de Viena, entre otras.

Amplió su repertorio con obras de Bach, Mozart, Franz Schubert y Mahler. En 2005 fue nombrado director emérito de la Orquesta Sinfónica Giuseppe Verdi de Milán. (Datos tomados de Wikipedia.)

El Habitante Incierto os deja una de sus versiones de Mahler, tal vez una de las mejores de todas cuantas se hayan registrado en disco. Interpreta la Junge Deutsche Philharmonie.




En esta dirección podéis ver un ensayo de dicha sinfonía a cargo de este director, que sigue vivo en el recuerdo de los buenos aficionados a Shostakovich y Mahler, cinco años después de su muerte. 
https://www.youtube.com/watch?v=KaSPmYXOC9I

domingo, 1 de noviembre de 2015

Lo nuevo de Dissident Tales


Título: Viajeros del picoteórico
Autor: Rafael Lindem
Ilustraciones: Antonio Hernández
Año: 2015
Editorial: Dissident Tales
Páginas: 260 páginas

Sinopsis:
¿Qué es cero?: cero es nuestro ahora.
Con esta premisa, «Viajeros del Picoteórico» narra la aventura de una búsqueda tan antigua como el propio concepto del tiempo; un viaje hacia el «hoy» que «fue», hacia ruinas que se ocultan en el subconsciente, en ocasiones tangibles, flotando a nuestro alrededor, como recordatorio de aquel lejano instante en el que conocimos la felicidad. Besos impregnados de pasión, miradas, sonrisas, promesas...
Todo fue presente, y lo sigue siendo en algún lugar.

Información y fotos tomadas de la web de la editorial: 




 

sábado, 31 de octubre de 2015

Selección de músicas para Halloween

Sí, el Habitante Incierto ya sabe que vosotros sois puristas de las tradiciones más hispanas. Y que en virtud de ello, no consumís cultura anglosajona. Abomináis, pues, del cine más americano. No oís a músicos yanquis, ni disfrutáis con el baloncesto de la NBA. Por descontado, no permitís que vuestros hijos se licencien en el colegio al modo americano, ni celebráis despedidas de soltero/a siguiendo los patrones dictados por los filmes yanquis más aberrantes. Sois españoles puros, raza a preservar del influjo extranjero. 
 
El Habitante, menos español que vosotros, celebra Halloween porque le divierte y, por si no fuera bastante, divierte a su niña. Así que aquí tenéis una musiquillas (no españolas) para celebrar el día.


 André Caplet (1875-1925), el autor de El espejo de Jesús, compuso en 1908 La máscara de la Muerte Roja, sobre el famoso cuento de Edgar Allan Poe, para arpa o piano y cuarteto de cuerdas.




Heinrich August Marschner (1795-1861) compuso en 1828 la ópera Der Vampyr (El Vampiro), basada en la historia homónima de John Polidori. Aquí tenéis su obertura. 




Claude Debussy (1862-1918) no llegó a concluir la ópera La caída de la Casa Usher, en la que trabajó desde 1908 a 1917. Por descontado, está basada en el famoso relato de Edgar Allan Poe. 






Tales of Mystery and Imagination, lanzado en 1976, es el álbum debut de banda de rock progresivo The Alan Parsons Project, cómo no, basado en las narraciones de terror de Edgar Allan Poe. 


viernes, 30 de octubre de 2015

GLENN, una realidad

Aquí tenéis la portada oficial de GLENN, la novela ganadora del Premio Jaén de Novela 2015. La sombra es evidentemente la del pianista canadiense: cualquiera que conozca su efigie se dará cuenta al instante. El trabajo de la editorial Almuzara y de Javier Ortega, responsable último de la edición, es impecable. 




jueves, 29 de octubre de 2015

Por si no lo tenéis claro

Prefiero apostar por una tradición tan deleznable como Halloween, tan dañina para la esencia española, y, por el contrario, abominar de una tradición tan artística, respetuosa y animalista como la de las corridas de toros.


domingo, 25 de octubre de 2015

Ciudad de Heridas, lo primero de Ediciones El Transbordador


Título: Ciudad de Heridas
Autor: Miguel Córdoba
Año: 2015
Editorial: Ediciones El Transbordador
Páginas: 227


Texto de contraportada:  A la ciudad de Gran Salto acaba de llegar un forastero. Es un tipo muy alto —casi parece un zancudo—, viste de negro y lleva puesta una ridícula chistera. Sus ojos, de un extraño color violeta, contienen todas las estrellas del cosmos. Lleva consigo una maleta pasada de moda donde guarda el destino de cuatro chicos, una cuchilla con la que cortar una sonrisa y un plan para que se deje de construir la ciudad. Ha venido a curar viejas heridas.

Perros que emiten gemidos casi humanos, unos terribles asesinatos en casa de un famoso escritor o un lago con un romántico y asfixiante secreto son sólo algunos de los ingredientes de esta singular historia. «Ciudad de Heridas» es una novela que atrapa irremediablemente al lector en un mundo de terror, ciencia ficción y surrealismo.


El Habitante Incierto posa con la novela


Anunciar el nacimiento de una nueva editorial siempre es motivo de alegría, y más aún si radica en Málaga, ciudad herida de muerte culturalmente hablando. Una ilusión la de esta joven empresa que debería contagiar a las altas esferas municipales, esferas que, de una puñetera vez, deberían promover la cultura de verdad y dejar de apostar por exposiciones y museos para cruceristas. ¡Bienvenido pues, El Transbordador, a este difícil universo de las letras!

Vayamos ahora con la obra que nos trae hoy hasta aquí: Ciudad de Heridas. ¿Qué se puede decir de esta laberíntica novela sin desvelar nada sustantivo? De primeras, que toda la obra está presidida por la figura zancuda de un tipo que, tocado con chistera y vestido con abrigo largo, se pasea por Gran Salto (el pueblo en que transcurre la acción) sin soltar una maleta pasada de moda. ¿Qué esconde ella? Seamos prudentes y digamos tan solo que se trata de un terrible secreto, secreto que compete a cuatro amigos, los Ratas Azules, a saber: Damián, Max, Andrés y Jaime. El pasado y el presente como territorios a conquistar. La realidad y la ficción como escenarios a descifrar. Dos novelas en una que se entrecruzan. Dos escritores, dioses en miniatura, que no dejan de mover a su personajes. Tal vez tenga razón el enigmático tipo de la chistera cuando sostiene ante Damián Mustieles que "Dios es una chica de nueve años que vive dentro de una urna de cristal en una base subterránea secreta de Nebraska. Pero ésa es otra historia." Otra historia que debe ser contada en otra ocasión, añade el Habitante Incierto de esta Casa Deshabitada.

De complicada clasificación, pues marida terror, ciencia ficción y surrealismo, la obra de Miguel Córdoba nos cuentas muchas cosas y, al mismo tiempo, ninguna; juega a enredar al lector real (el que posee el libro) y a los lectores personajes (ésos que viven en sus páginas) en una espiral descendente que acabará por desvelar el verdadero secreto del que es emisario el zancudo de la chistera. Es la historia del escritor Damián Mustieles, ese descenso a los infiernos más comunes, ése que puede desintegrar la unidad familiar. También la historia de Gabriela Flanagan. La de Max el Coleta. La visita a "La Guarida". La presencia del Lago Cocito. La desaparición de Sara Gallardo sin xplicación aparente. El Hayedo. Ese instante en que cobra protagonismo Los Cantos de Maldoror, del Conde de Lautréamont. 

Hablar de influencias en esta Ciudad de Heridas, si no consultamos en persona al autor, podría convertirse en un verdadero juego. Córdoba apuntaría algunas, seguramente con mayor fundamento que las que citará a continuación el Habitante Incierto, pero éste apuesta por las novelas La historia interminable, de Michael Ende (pero ésa es otra historia), y Cien años de soledad, de G. García Márquez, y por películas como Cuenta conmigo, de Rob Reiner, y The Cabin in the Woods, de Drew Goddard. Sea como fuere, estamos ante una novela realmente singular y ante un autor que apuesta por el género de calidad, escrito para lectores inteligentes, casi una rara avis en nuestros días.

Lo difícil para Ediciones El Transbordador va a ser mantener el nivel alcanzado con ésta su primera publicación. El tiempo resolverá esta duda, pero ésa es otra historia. Dejemos que sea la propia editorial la que nos la cuente en otra ocasión.