Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Por un puñado de carroña

No iba a hacerlo, pero al final ha decidido que sí: el Habitante Incierto os hablará, como ha hecho en años anteriores, de lo Bueno y lo Malo de este 2014, aunque sólo sea por repetir el éxito del año pasado con cientos de visitas. Por supuesto, no va a hablaros de Pantojas encarceladas, ni de tarjetas de color petróleo, ni de si Podemos o no Podemos con el careto de pánfilo del Pequeño Nicolás.  


Empecemos con lo BUENO de 2014. Así que pulgar arriba para...




—Adela Reloba, que ha sabido sobreponerse, hacer un quiebro a la adversidad y sonreir como sólo ella sabe hacerlo. Un ejemplo que Sísifo ya quisiera imitar. Caerse, levantarse, caerse, levantarse hasta agotar las fuerzas. ¡Bravo!
—Antonio Calzado, que ha decidido priorizar. Como lo tengo por hombre cabal, no esperaba otra cosa de él. Ya habrá tiempo de despertar los viejos demonios.
—Antonio Castro-Guerrero, que ha dado al Habitante momentos de especial gozo con su "El último viaje de Sorolla", una novela escrita en perfecto equilibrio entre la emoción y la contención. 
—Javier Cosnava, que ha encontrado su camino en la transitada vereda del ebook. Su fertilidad creativa (y calidad cuando es preciso) no tiene parangón en el panorama nacional. Espero que le vayan bien las cosas en Francia. 
—Emilio Bernal, por estar siempre ahí, para no ceje en su empeño por escribir más y mejor. Por cuidar de sus niñas y de su campeón.
—Fernando J.López del Oso, para que siga apostando fuerte por la nueva historia de Mario Yerro.
—Manuel Mota y Álex Ogalla, por seguir en la brecha con la revista y por las charlas que nos quedan.
Librería Re-Read, por la de buenos libros que he comprado allí. 
—Bea Magaña y William Fleming, por el impecable trabajo que se dieron para corregir y maquetar respectivamente mi relato "La cara B", incluído en "Dimensión B" y editado por La Pastilla Roja (o era Azul). Mención extensible al editor, Athman M.Charles, y al antologista, David Rozas.
—Fantasymundo, por aceptarme como uno de sus lectores y reseñistas.
—Juan Luís Marín, José María Nebreda, Ralph Barby, Ánegls Gimeno, Lem Ryan, Alberto López Aroca, Nieves Abarca, Javier Quevedo Puchal, Juan Miguel Fernández, Carlos Rodón, Antonio Belchi, a Karlof Store y sus dos mentores, etc etc (el Habitante Incierto pide perdón de antemano por todos los amigos que deja en el limbo de su mala memoria).


- - - - -




Ahora viene lo MALO de 2014. Ha llegado la hora de tirar de la cadena, así que ruido triunfal de cañería para...

—esa gente que aguarda a que los verdugos señalen una víctima para lanzar sus pedradas, afilar sus lenguas bífidas. A esos que se sienten cómodos y a resguardo en la masa, que no son más valientes porque no se puede ser más cobarde y ruín. Hienas capaces de cualquier baladronada por un puñado de carroña.
—a los que son capaces de ser más falsos que un billete de seis euros. A esos que pueden, con entera naturalidad, decir una cosa en un sitio y la contraria en otro. Que son capaces de ladrar al enemigo a quien, un segundo más tarde, lamerán sus botas. Hienas de doble cara capaces de comer de la caroña ajena.

- - - - -

Por último, el Habitante Incierto os desea un FELIZ AÑO NUEVO, a todos. Ya seas amigo, hiena o carroña. 

lunes, 22 de diciembre de 2014

He terminado "John muere al final"

Pues eso, que ando preparando la reseña para Fantasymundo de "John muere al final", una pequeña gamberrada perpetrada por David Wong y editada por Valdemar Insomnia. 


viernes, 19 de diciembre de 2014

Música para una pesadilla

Es el Adagio, tercer movimiento, de la "Música para percusión, cuerdas y celesta", de Bela Bartok. Compuesta en 1936. Y que Stanley Kubrick utilizó en "El resplandor" para alguno de los momentos más enervantes del film. 





Otra versión más.


domingo, 14 de diciembre de 2014

La ciudad afilada



¿Quién dijo que la ciudad no puede estar lo suficientemente afilada? 

Seguro que alguien que crea en el buenismo del ser humano. Uno de esos que piensa que las lealtades (y/o deslealtades) se pagan con piruletas y gominolas. Y es que la ciudad no hace prisioneros. Descuartiza a los débiles y condensciende con los fuertes.


Ya están vestidos, ya se van por la calle.
Y es sólo entonces
cuando están muertos, cuando están vestidos,
que la ciudad los recupera hipócrita
y les impone los deberes cotidianos. 

Los amantes, Julio Cortázar

jueves, 11 de diciembre de 2014

El Rito, de Laird Barron



Título: El Rito
Título original: The Croning
Autor: Laird Barron
Año: 2012
Páginas: 344
Editorial: Valdemar Insomnia





La novela comienza con indudable sabor a cuento antiguo, mostrándonos una historia que al principio se antoja desubicada del natural curso del resto de los capítulos. Sólo hay que atesorar la suficiente paciencia lectora para descubrir hacia dónde nos lleva Barron. Porque nada es gratuito.


En el Capítulo I la hija del Molinero logra casarse con el Rey tras demostrar que es posible convertir la paja en oro. Rara y poco corriente habilidad. Nadie puede sospechar que todo es cosa del Enano y sus excepcionales artes. Cuando la hija del Molinero, coronada ya Reina, queda embarazada, no del Rey como cabría esperar sino del Espía (hermanastro de aquella), el Enano se presenta ante ella y exige el pago al favor que le otorgó de transformar la paja en oro. Cuando nazca su hijo se quedará con él, salvo que antes ella averigüe el verdadero nombre del Enano. Ése es el trato. Para ello el Enano le concede un plazo de tres meses. 


De inmediato comienza la búsqueda del nombre a través de todas las tierras conocidas. Será el Espía quien invierta más interés en ella, tanto que terminará por alcanzar una remota región donde se erige un extraño templo consagrado a unos no menos extraños dioses. Lo que descubrirá allí se encuentra más allá de la razón. 


Estructurada en nueve capítulos, que (amén del primero que se sitúa en la antigüedad) basculan entre 1958 y la actualidad, la obra cambia de aires al principio del Capítulo II. Éste nos guía hasta finales de los años 50 del S.XX y comienza así: “La primera vez que Donald Miller estuvo a punto de morir fue mientras visitaba México, pero al poco ya no recordaba nada de aquel suceso, salvo en sueños que se disipaban instantes después de despertar. Sin embargo su cuerpo sí lo recordaba. Su sangre lo recordaba, y también la negra savia de su subconsciente.”


Es ocasión de conocer al susodicho Donald Miller y a su esposa, Michelle Mock. En apariencia están disfrutando plácidamente de un viaje por México. Buenas comidas y mucho sexo. Todo cambia cuando Michelle recibe una llamada: a partir de entonces ella desaparece junto al profesor Trent, al parecer husmeando el rastro de unas excavaciones. Donald queda sólo, desnortado, a la espera del regreso de su mujer. Pasan los días sin noticias de ella, empieza a preocuparse. Es hora de pedir ayuda. De la mano de Kinder y de Ramírez, dos mexicanos de moral más que dudosa, emprende la búsqueda de Michelle a través de barrios y lugares que un turista yanqui nunca debería conocer. Un descenso al infierno terrenal que tendrá graves consecuencias. 


El Capítulo III desembarca en la actualidad. La madeja del misterio no deja de ovillarse. El matrimonio de Donald y Michelle parece diverger en lugar de converger. De pronto se antojan que siguen un mismo camino cuando en realidad no hacen más que separarse, año a año. Parte del misterio reside en la experiencia cobrada por Donald en México, experiencia que es incapaz de recordar. Ha olvidado el final de aquel descenso a los infiernos terrenales propuesto por Kinder y Ramírez. En este capítulo podemos leer este párrafo, que habla de los intereses de Michelle como investigadora: “En aquellos tiempos Don no pensaba demasiado a menudo en la cruzada de Michelle, aquella obsesión apocalíptica cultivada durante sus primeros años de universidad por demostrar la existencia de una casta familiar en concreto, probablemente tribal, que habitaba en los confines de la civilización (…) Esta teoría era absurda. (…) Los poderes fácticos se mofaron de sus teorías de la Tierra Hueca y las desdeñaron como la deplorable, aunque tal vez natural chifladura de una científica por lo demás genial.”


¿Qué secreto esconden los Mock, el linaje del que desciende Michelle? ¿Es consciente Donald del peligro que corre habiéndose casado con ella? ¿Es verdad que “Somos hormigas” como dijo el abuelo de Donald a éste cuando era un mocoso, hormigas en manos de un poder inimaginable? ¿Qué es eso de la teoría de la Tierra Hueca? ¿Quiénes son los primitivos de los que habla Kurt, uno de los dos gemelos de Donald y Michelle? ¿Qué puerta abrió Donald en México en 1958, a qué abismo se asomó? ¿Conseguirá el Espía desvelar el enigma del nombre del Enano y evitar que éste se quede con el hijo de la Reina? ¿Quiénes son en realidad los Niños de la Vieja Sanguijuela? 


Editada con el habitual esmero que Valdemar y Valdemar Insomnia imprimen a todas sus criaturas, “El Rito” de Laird Barron responderá a todas las preguntas planteadas durante sus más de trescientas páginas. La novela posee el indudable gustillo que todo buen lovecraftiano busca en publicaciones que recuerdan, de una manera u otra, al genio de Providence.  


El autor, que cita películas como “Casta indomable”, “Clave Omega” o “La semilla del diablo”, hace gala de un estilo brillante por momentos, capaz de esculpir con esmero frases más que notables. Si bien es verdad que la obra atraviesa unos capítulos, los centrales, más áridos, de ritmo algo laxo, ello es un pecado menor; y es que tanto el principio como el final harán disfrutar a los aficionados a este tipo de historias. 


Una novela sobre la amenaza que se cierna sobre la Humanidad desde los márgenes de la razón.

(Esta reseña ya ha aparecido en Fantasymundo.) 

miércoles, 10 de diciembre de 2014

domingo, 7 de diciembre de 2014

Entrevista al editor de Valdemar Insomnia




Hoy entrevistamos a José María Nebreda, uno de los editores de la colección Insomnia de Valdemar, a cuenta de la publicación de “El rito” de Laird Barron. Trabaja para Valdemar desde el año 1999 y ahora dirige esta prestigiosa recopilación de grandes y extraños (por poco corrientes) títulos de terror.




Alejando Castroguer: ¿Cuándo y cómo fue la primera vez que escuchaste hablar de "El rito" de L.Barron? ¿Cómo te decidiste a apostar por ella para Insomnia?


José María Nebreda: Conocí a Laird Barron por sus cuentos, en concreto por el libro "The Imago Sequence & Others". Sus relatos son buenísimos. Pero el caso es que queríamos una novela para Insomnia, así que leímos "The Croning". Nos gustó y aquí está.



Alejando Castroguer: ¿Qué pensaste al acabarla?


José María Nebreda: Me encantó. Hay varios capítulos que son una verdadera maravilla, otros me recordaron bastante a la serie "True Detective" (cuando aparecen los dos agentes), varios más me dejaron con la boca abierta. Creo que Barron escribe cada capítulo casi como un cuento independiente, pero lo bueno es que luego todo encaja a la perfección.



Alejando Castroguer: ¿Serías capaz de apuntar algún tipo de influencia que se pueda rastrear en esta obra de Barron?


José María Nebreda: En la obra de Barron veo mucho T.E.D. Klein, pero también algo de Cormac McCarthy y Ángela Carter (ese primer capítulo), y, por supuesto, H.P. Lovecraft. Pero Barron es Barron, y quien lo lea sabrá por qué lo digo. Lo que sí veo es mucho mucho Barron, más de lo que se admite, en una serie que ha estado muy de moda: "True Detective". En realidad hay más Barron en ella que el Pizzolatto de "Galveston". Curioso, pero cierto; siempre desde mi punto de vista, claro.


Alejando Castroguer: Sin destripar nada relevante, ¿Don o Michelle? ¿Miller o Mock?


José María Nebreda: Bueno, Michelle me pone muchísimo Me encanta ese aspecto salvaje, independiente, misterioso, sensual. Siempre me han gustado ese tipo de mujeres. Don, el pobre se deja llevar por el mundo y la vitalidad de su mujer. Pero, vaya, no olvidemos que el que la disfruta (y la padece) es él. Es posible que no le importe pagar un precio (un precio alto) por disfrutarla.



Alejando Castroguer: ¿Qué les dirías a todos los que aún no conocen a los Niños de la Vieja Sanguijuela?


José María Nebreda: Yo les diría que ¡ojo! Que al loro. Que hay cosas más allá de los límites de la existencia a las que es mejor no acercarse, ni física ni espiritualmente. Aunque también es cierto que los Niños de la Vieja Sanguijuela nos aman, y que, una vez metidos en faena, a lo mejor no está tan mal.



(Esta entrevista apareció anteriormente en la web de Fantasymundo.)

lunes, 1 de diciembre de 2014

En busca del Dios de la Ira

No hay nada mejor que comenzar el mes más nadiveño y diabético del año buscando al Dios de la Ira, el Deus Irae que se esconde en el interior de esta novela, escrita a dos manos por Philip K. Dick y Roger Zelazny. 




Este ejemplar de Ediciones B / Libro Amigo fue un regalo (otro de tantos) de don Antonio Calzado, autor de El lagarto en la Roca. Lo he estado reservando para degustarlo cerca de las Navidades. Y cuando me sumerjo en él me asalta una duda, ¿tendría Calzado en mente esta novela cuando escribió su único poemario, el Libro de la Ira? Puede que sí, puede que no. A modo de cata, os dejo uno de sus últimos poemas. 

Escribir a mazazos
con cincel y martillo en una piedra rota,
escribir en heridas con los dientes gastados
arrastrarme sobre el fango y escribir.

Manchar un poco con mi sangre
vuestro cielo de justos.
Escribir vivo y muerto, cada uno de los días
siempre a cara de perro.
 





sábado, 29 de noviembre de 2014

¿Qué es la Fantasía?


Cita de La máquina voladora de Javier Tomeo:

"La fantasía es una primavera  que no termina nunca y que nos permite inventar mundos a la medida de nuestros sueños".

viernes, 28 de noviembre de 2014

Made in Mario Levrero

Fragmento de "Caza de Conejos" de Mario Levrero, relato de 1973.  


LIX
 

Hicimos un alto en la marcha; ese día estábamos agotados y no podíamos encontrar el bosque. 
Aproveché la pausa para sentarme sobre una piedra y desenvolver el paquete de papel de estraza que me había dado mi madre; pero en lugar de las habituales milanesas, encontré un par de viejas alpargatas.

martes, 25 de noviembre de 2014

Funeral de estado

Esta funeral aparece en el relato que estoy corrigiendo para entregar a cierta editorial: es la capilla ardiente erigida en la Catedral de Westminster, año 1965, en honor a Winston Churchill. Relato que, además, tiene algo de Vera Lynn y despierta ecos holmesianos. 


A medio camino entre los años 1948 y 1965, la historia se asemeja a la serie de relatos Vintage (nada tienen que ver argumentalmente unos con otros) porque elige un año y un personaje concretos como escenario de los mismos. Una serie de la que, por cierto, ya se han publicado "Mis huesos por una piscina" (Vintage'62) y "Cerdo" (Vintage'63) en Sportula, y del que ha quedado inédito "El anfitrión" (Vintage'64)

Pues bien, este nuevo será el Vintage'65 y se llamará "¿Alguien recuerda a Vera Lynn?"

sábado, 22 de noviembre de 2014

Sabio consejo

Consejo de Lon Chaney a Boris Karloff, antes de que éste se hiciese mundialmente famoso: 

"El éxito del secreto en Hollywood reside en ser distinto de los demás. Encontrar algo a lo que nadie pueda acceder. Algo peculiar e intransferible. Hollywood está lleno de actores competentes. Lo que el Cine necesita es talento individual."



(Si cambias Hollywood o Cine por Arte, el consejo es igualmente válido.)

domingo, 16 de noviembre de 2014

La guerra en una imagen (sin palabras)

1945-1946: Submarinos "Enanos" encontrados por los aliados 
al final de la segunda guerra mundial en Japón

viernes, 14 de noviembre de 2014

Recomendación del mes de noviembre


Título: El último viaje de Sorolla
Autor: Antonio Castro-Guerrero
Año: 2013
Páginas: 196
Editorial: Institución Cultural El Brocense, Diputación de Cáceres

Contraportada: Ayamonte, mayo de 1919. Después de llevar años viajando y pintando por España, un Joaquín Sorolla agotado y enfermo llega a la localidad onubense con la firme determinación de realizar su obra más genial: Ayamonte, la pesca del atún. Así podrña poner fin al compromiso, adquirido con el mecenas neoyorquino Archer Huntington para la Hispanic Society de New York, de plasmar su Visión de España en catorce lienzos de gran tamaño.



"Después de llevar décadas pintando al aire libre, he llegado al 
convencimiento de que al paisaje le sucede como a los recuerdos:
en la mayoria de ocasiones es mejor observarlos con cierto distanciamiento ,
reflexiona J.Sorolla el 20 de mayo de 1919.  


Ya lo dijo Ángela Vallvey para hablar de esta novela, ganadora del Premio Cáceres de Novela Corta 2013: ha sido elegida por "la construcción que realiza el autor" por tratarse de una novela "impresionista que se escribe como si se tratase de una pintura" con un "relato sencillo y agradable". Cierto que la construcción de Castro-Guerrero es más que notable: bascula entre escenas escritas en tercera persona y otras en primera, las que narra el propio Sorolla; todo ello con objeto de conferirle una mayor humanidad al personaje. 

Respecto de que la novela sea impresionista no cabe objección alguna: el autor ha trabajado las palabras para que el lector sienta el castigo del sol, el zumbido de las moscas, huela el hedor del despiece de los atunes; para que sienta cómo sopla con fuerza el viento, o disfrute con los olores que desprende el almuerzo, ya sea servido en un barco de la Armada o en la casa de huéspedes donde se aloja el pintor; para que le deslumbre el espejeo del Guadalquivir, o advierta en la distancia la hermana tierra portuguesa. Admirable construcción e impresionismo literario por tanto.

Pero El último viaje de Sorolla es mucho más que un relato sencillo y agradable. Sin duda. Es sencillo, sí, y agradable porque en el estilo de Castro-Guerrero no hay brusquedad, pues todo discurre con la naturalidad de lo que parece que no puede ser de otra manera. Sí. Pero llega mucho más lejos su alcance: es una novela que habla del paso del tiempo, de la vejez, de la enfermedad. Y de paso, de las pasiones más enérgicas (la de la pareja joven) y de las sosegadas (la de Sorolla y Clotilde). De la inmigración. De las clases sociales, de la escasez de cultura, de amistades y venganzas. De maltratos y lealtades. En sus apenas doscientas páginas cabe un caleidoscopio de emociones.

"El tiempo pasa volando y los años se suceden a una velocidad
vertiginosa en cuanto toman la cuesta abajo de la madurez". 

Las dos historias, la de Sorolla y el célebre lienzo y la de María y Cristóbal, convergen o pivotan en torno a Don Quijote. En las comparaciones que hace de contínuo el pintor en referencia a su esposa o en lo quijotesco del encargo recibido por mister Huntington, y en los comentarios que realiza María, la empleada de la conservera, en torno a su lectura. Destacar asímismo las distintas referencias a películas mudas, ya sean de Charles Chaplin o de Cecil B. DeMille, en unas escenas (las del cine) que permiten al autor engradecer las figuras de María y Sorolla.

He de reconocer que, durante su relectura, sufrí varios golpes de emoción, no tanto porque al autor busque la lágrima fácil, que no es ese su objetivo; sino precisamente por todo lo contrario, por su capacidad de contención. Y es que el final (no digo nada más) es sencillamente antológico en su aparente sencillez.

Ayamonte, la pesca del atún
Para finalizar, no cabe mayor elogio que decir que, tras la lectura de El último viaje de Sorolla, nunca más veré de igual manera el lienzo Ayamonte, la pesca del atún. Siempre me acordaré del enfermo y agotado Sorolla y de la historia que se esconde en su composición: la historia de Cristóbal y de María. He dicho.