Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

domingo, 27 de enero de 2013

1936Z, La Guerra Civil zombi (Javier Cosnava)



Título: 1936Z, La Guerra Civil zombi
Autor: Javier Cosnava
Año: 2012
Páginas: 487
Editorial: Suma de Letras (colección Conspícua)

Texto de la contraportada (extracto): La novela histórica en clave zombi que nos muestra el dantesco escenario de la Guerra Civil española. Corre el año 1936 y se acaba de producir el alzamiento de las tropas africanistas que lidera Francisco Franco. El barón Lacroix, el guardián de los cementerios en el vudú haitiano, lleva treinta y tres años muerto, caminando entre los vivos oculto en el mito del Hombre del Saco, esperando el momento oportuno para actuar. Ha orquestado un plan maquiavélico en el que cada uno de los acontecimientos de la guerra irá encajando a la perfección en un puzle de muerte donde los zombis, hombres-esclavos cuya alma les ha sido arrebatada, serán solo la punta de lanza de sus retorcidos propósitos.

El habitante incierto posa con la novela cosnávica

Es esta una obra que dinamitará el género. O no. Acaso quede como un oasis en mitad del desierto o la isla de los muertos en mitad de Estigia. Vaya usted a saber. Porque la literatura empleada por Javier Cosnava, pródiga en metáforas y comparaciones que dejan sin respiración al lector, porque la profundidad de sus personajes, el entramado laberíntico de los flashback y la recreación histórica asemejan esta 1936Z La Guerra Civil zombi más a literatura mainstream que a la pulp, o enriquece a esta hasta límites difícilmente conseguibles por otros autores (aquí apuntaría La Muerte Escarlata, de Antonio Calzado, y Antirresurección, de Juan Ramón Biedma, como dignas competidoras de esta barbaridad con forma de novela).

Si te atreves con esta obra olvida personajes planos y acción sin cuartel y sin rumbo. Apréstate a disfrutar de cada palabra, de cada historia, porque estás antes un novelón. Más allá de los distintos hechos históricos referentes a la contienda civil, el autor echa mano de casos como el Sacauntos de Gádor o la de Enriqueta Martí para unirlos a la historia de Carlos Blanco, uno de los protagonistas. Así mismo se refiere la muerte de Federico García Lorca, y aparecen la Pasionaria, André Malraux, Buenaventura Durruti y Miguel de Unamuno, amén de muchos militares de infausto recuerdo para la memoria de este país, o para la memoria de quienes les sufrieron. También destacar varias referencias a Conan Doyle y a Sherlock Holmes, de quienes -ya sabéis- somos admiradores en este blog.

En esta piel de toro -que diría Salvador Espriu- de nuestra España, más cabestra que nunca durante la Guerra Civil, se baten dos barones del vudú: a saber, el barón Lacroix (Ambrose Farquhar) que lidera a los nacionales, a los sublevados; y el barón Samedi (Ignacio Montoni), que capinatea a los republicanos. Pero a medida que avanza la obra, no todo será tan sencillo, ni tan de blancos y negros. Aparecerán distintos clarosuros, que no vamos a señalar con objeto de destripar parte de las historia de sus personajes.

De entre los mejores instantes de la novela, destacaría la historia de amor entre Jacobo Blanco y Casilda, el empeño de Esperanza por sobreponerse a su padre, Matías Gutiérrez del Castillo, y a los personajes de Gustavo y Mario, de los que no diré más nada; que sean los lectores quienes descubran sus misterios. Por poner una pega, que la portada no acompaña a la calidad de la obra. Más cuenta le habría valido a Suma de Letras emplear alguna de las ilustraciones de Miquel Avilés. 

Ilustración de Miquel Avilés

En último extremo he de agradecer a Javier Cosnava que se acordase de este habitante incierto de la Casa Deshabitada en la Nota del Autor que precede al grueso de la obra, máxime cuando habla en términos tan elogiosos. Pocos han hablado de este detalle, seguramente porque no les concierne, pero para mí es todo un lujo aparecer de forma tangencial en esta obra maestra.




Para resumir, una novela que se encuentra a años luz de otro tipo de literatura zombi. Es un libro en el que me he sentido muy cómodo a pesar de su exigencia con el lector, pero es que Cosnava emplea un estilo que me es muy afín. Una obra que marcará un antes y un después. Literaria y ambiciosa, sí, pero nunca como demérito, sino como elogio. 
Única. 
Fascinante. 
Inalcanzable.

2 comentarios:

  1. De nuevo, gracias por esta reseña, que voy a guardar en mis favoritos.
    Si la literatura hace que dos plumas afines se encuentren... el resto ya es superfluo.

    Un abrazo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que soy fan de la obra desde el principio.

    ResponderEliminar